En medio de la Guerra Rusia-Ucrania, el país gobernado por Volodomir Zelenski agotó su stock propio de armas, por lo que dependerá enteramente de lo que llegue desde sus aliados de la Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN). Por lo tanto, algunos funcionarios locales se mostraron un poco intranquilos ante la prensa.

Han pasado más de tres meses desde que comenzara el conflicto desatado por Vladimir Putin, quien esperaba que fuera uno de tipo “relámpago”. Sin embargo, lo cierto es que su contraparte presentó una inesperada resistencia, en gran parte sustentada por el armamento existente y el que llegó desde sus aliados.

Ante este inminente vacío en las arcas de armamento ucranianos, Vadim Skibitski, subjefe de la Dirección General de Inteligencia del Ministerio de Defensa, aseguró a The Guardian que “esto se convirtió en una guerra de artillería y estamos perdiendo".

Vadim Skibitski, ubjefe de la Dirección General de Inteligencia del Ministerio de Defensa de Ucrania, aseguró que  “esto se convirtió en una guerra de artillería y estamos perdiendo".

"Todo depende ahora mismo de la ayuda que Occidente nos entrega. Hemos agotado casi toda nuestra munición de artillería", expresó, mientras sumó que "casi hemos agotado nuestras municiones y ahora estamos usando proyectiles estándar de la OTAN, del calibre 155".

A su vez, advirtió que Moscú podría continuar con el ritmo actual de ataques por todo un año, sin necesidad de fabricar nuevas armas.

En adición, el funcionario dejó una alerta muy clara, en cuanto al futuro del conflicto y de las ambiciones expansionistas de Putin. "Si tienen éxito en el Donbass -la región industrial que es actualmente el principal teatro de operaciones de la guerra-, podrían usar estos territorios para lanzar otro ataque contra Odesa, Zaporiyia y Dnipro. Su objetivo es toda Ucrania y más", advirtió.

 

 

Sin embargo, Ucrania resistió y sigue resistiendo a la embestida rusa, gracias a las armas que llegan desde sus amigos de la OTAN, particularmente desde los Estados Unidos. Con un amplio apoyo bipartidista en el Congreso, la administración de Joe Biden envió un potencial total de 54 billones de dólares (en forma de armamento) al gobierno de Zelenski.

Dentro de la mencionada cifra se encuentran los 40 billones que el Congreso aprobó hace unas tres semanas y que se espera que nutran al ejército europeo hasta septiembre.

 

Ver comentarios