A más de uno le habrá pasado la siguiente situación: compra algo por Internet y se queda esperando por días, meses e incluso años hasta que por fin ese paquete llega a la puerta de su casa. Si vamos a los Estados Unidos, esto puede tener explicación en lo que la Justicia encontró en el estado de Alabama.

La Oficina del Sheriff del condado de Blount se topó con cientos de paquetes aparentemente abandonados en un barranco. Ante la impactante visual, los oficiales comenzaron a “pispearlos” y se dieron cuenta de que pertenecían a la marca FedEx, una empresa de logística norteamericana.

La Oficina del Sheriff estimó que había más de 100 paquetes.

Casi de inmediato, se pusieron en contactos con su gente y a las pocas horas comenzaron a llegar "múltiples camiones y conductores", con el fin de alcanzar esas compras a sus respectivos destinatarios. Hasta entonces, la Policía se quedó de guardia hasta que se los llevaron.

En una declaraciones con CNN, la compañía comentó que la "seguridad de los envíos de nuestros clientes es una prioridad absoluta y estamos comprometidos a tratar los paquetes de nuestros clientes con el máximo cuidado".

El hallazgo se produjo en el condado de Blount (Alabama).

"Estamos tomando medidas para recuperar y transportar los paquetes afectados lo más rápido posible. Además de cooperar con las fuerzas del orden, estamos llevando a cabo una revisión de esta situación y tomaremos las medidas oportunas", añadieron.

Según la Oficina del Sheriff, la cantidad de paquetes equivaldría a unos dos o tres camiones. "Los muchachos que están recogiendo y cargando los paquetes encontraron una fecha en uno del 18 de noviembre de 2021, pero eso fue al pie de la colina. Obviamente, esto es más de un camión lleno de paquetes que ha sido arrojado. Esto es algo que creemos que ha sucedido dos o tres veces diferentes”, comentaron.

En adición, sumaron que los funcionarios estaban “marcando la diferencia” en cuanto al esfuerzo por la limpieza y la recuperación de los paquetes.

Retomando a FedEx, en los últimos días se confirmó que planea abrir una planta en Texas, en una inversión que se estimó en 57 millones de dólares. “Este proyecto es un excelente ejemplo de cooperación de área, ya que trabajamos con todas las entidades del estado, la ciudad y el condado para llevar a cabo este proyecto de distribución en el área de Dothan”, indicó el alcalde de la ciudad, el demócrata Mark Saliba.