Una vez más, el papa Francisco se refirió a los inmigrantes y a los refugiados y pidió que no se los considere "responsables de los males sociales". Además, denunció que "el mundo actual es cada día más elitista y cruel con los excluidos". En su mensaje para la Jornada Mundial del Migrante y el Refugiado, que se celebrará el 29 de septiembre próximo, el Pontífice afirmó que "las sociedades económicamente más avanzadas desarrollan en su seno la tendencia a un marcado individualismo que, combinado con la mentalidad utilitarista y multiplicado por la red mediática, produce la globalización de la indeferencia".

"Las personas migrantes, refugiadas, desplazadas y las víctimas de la trata se han convertido en emblema de la exclusión porque, además de soportar dificultades por su condición, con frecuencia son objeto de juicios negativos, puesto que se las considera responsables de los males sociales", dijo y agregó: "Esa actitud constituye una señal de alarma, que nos advierte de la decadencia moral a la que nos enfrentamos si seguimos dando espacio a la cultura del descarte. Por esta senda, cada sujeto que no responde a los cánones del bienestar físico, mental y social corre el riesgo de ser marginado y excluido".

Por último, Francisco expresó que "quienes padecen las consecuencias son siempre los más pequeños, los pobres, los más vulnerables, a quienes se les impide sentarse a la mesa y se les deja sólo las migajas del banquete".

Ver más productos

Santa Lucía de Siracusa, en el recuerdo de la iglesia católica.

La iglesia recuerda hoy a Santa Lucía de Siracusa

Perón y Evita, una nueva era política en el país

De Perón a Fernández, un país siempre convulsionado

Los feligreses demostraron la devoción por la Virgen en su día (Carlos  Ventura - Diario Crónica)

Ceremonia impregnada de espíritu bergogliano

Ver más productos