Una mujer de 83 años se cayó a un pozo cerca de su casa en el Reino Unido y la pudieron salvar gracias a su gato. El felino estuvo maullando por horas hasta que lograron encontrarlo. Para muchos usuarios de las redes, la mascota se transformó en un héroe.

Esta historia muchos consideraron que bien puede verse una película de ficción. Sin embargo, sucedió en la vida real y se convirtió en furor en Internet, luego de que los medios locales informaran la noticia de que una anciana de 83 años se había caído en un barranco desde 20 metros de altura y fuera salvada gracias al amor de su mascota.

"Esta tarde, los agentes de Bodmin se les asignó la tarea de realizar una búsqueda de una mujer desaparecida de 83 años. La misma fue localizada por un miembro del público que había visto a la gata de ella maullando en la esquina de un gran campo de maíz cerca de la dirección de su casa", informó en un comunicado en su cuenta de Twitter la Policia de Bodmin.

La mujer había desaparecido durante horas y finalmente fue encontrada por unos vecinos de la misma, quienes ayudaron a buscarla. Cuando la vieron estaba inconsciente y fue por ello que la trasladaron inmediatamente a un hospital de la localidad en donde pudieron estabilizarla.

Los mismos revelaron que la hallaron gracias al maullido del gato, llamado Piran. El aullido de la mascota era incesante y fue esto lo que les llamó la atención al personal de búsqueda.

Según trascendió, el hecho ocurrió el pasado 14 de agosto. Además desde el Departamente de Policia de la ciudad británica le atribuyeron la responsibilidad de que la anciana haya sida salvada a la mascota.

"La mujer fue llevada de regreso al campo en una camilla mediante un rescate con cuerda. Luego fue llevada al hospital en una ambulancia aérea en condición estable.¡'Piran' el gato ha salvado el día!", escribió el Departamento de Policía en la red social del pajarito.

Por último, esta no es la primera vez que una mascota le salva la vida a sus dueños. Hace unos meses se conoció la historia de "Arthur", un gato que evitó que dos hermanitos en Australia fueran atacados por una serpiente venenosa mientras jugaban en el patio de su casa.

En esa ocasión, el felino desafortunadamente murió por el ataque del otro animal pero igualmente sus dueños hicieron pública su historia. Este hecho se volvió viral en las redes sociales en su momento.