Entre "2.000 y 4.000" soldados rusos murieron en Ucrania desde el comienzo de la invasión lanzada por Moscú el 24 de febrero, estimó este martes el teniente general Scott Berrier, un alto cargo del Pentágono , en Estados Unidos.

Berrier, director de la Agencia de Inteligencia de Defensa estadounidense, dijo ante una comisión del Congreso que se trata de una estimación aproximada que debe tomarse con prudencia pues se hizo a partir de varias fuentes.

Un inusual balance del Ministerio de Defensa ruso dio cuenta el 2 de marzo de 498 militares muertos, mientras del lado ucraniano informan bajas muchos más grandes entre las fuerzas invasoras.



El director de la agencia CIA, William Burns, consideró durante la misma audiencia ante el Congreso que es "probable" que el presidente ruso, Vladimir Putin, "redoble sus esfuerzos e intente aplastar al ejército ucraniano sin preocuparse por las bajas civiles".

En tanto, también aseguró estar "absolutamente convencido" de que los ucranianos seguirán resistiendo con "eficacia y firmeza".
El teniente general Scott Berrier, un alto cargo del Pentágono , en Estados Unidos.