Kolinda Grabar-Kitarovic es la presidenta de Croacia desde 2015. Pero desde hace un mes, está alentando a la Selección de su país en Rusia: sólo se perdió la semifinal contra Inglaterra porque debió asistir a la cumbre de la OTAN en Bruselas. Este domingo, volverá a Rusia para alentar al combinado de Zlatko Dalić en la final ante Francia.

Antes de iniciar una nueva travesía, Kolinda dejó asentado que pagará de su propio bolsillo el billete de avión en clase turista, costeará su entradas al estadio y se descontará de su sueldo los días no trabajados, como ha hecho en todos los otros partidos en esta Copa del Mundo. 

La jefa de estado croata fue noticia durante el Mundial porque alentó desde las tribunas y no desde el sector "vip" donde tienen asignados sus lugares presidentes, diplomáticos y celebridades. También llamó la atención que siempre estuviese con la camiseta de Croacia, y que haya roto el protocolo cuando bajó al vestuario para celebrar, junto a los jugadores, la clasificación por penales ante Rusia.