Una multitud de 150 personas ingresó por la fuerza a la cárcel donde estaban alojados dos malvivientes acusados de secuestrar nenes en el departamento mexicano de Acatlán.

Los sujetos, de 53 y 21 años, habían sido apresados y trasladados al destacamento policial del que fueron sustraídos. Las autoridades no pudieron contener a la muchedumbre descontrolada.

Comenzaron por golpear brutalmente a los hombres. Una vez inconscientes les echaron alcohol y los prendieron fuego. Más tarde, calcinaron el vehículo con el que realizaban los secuestros.

La policía manifestó que las autoridades locales no siguieron el protocolo para solicitar refuerzos y negociadores. Hasta el momento los hechos no fueron investigados pero fueron calificados como "homicidio calificado".

Los casos de linchamiento registraron un incremento en la región central de México.

El momento del linchamiento