El astronauta Michael Collins, que fue piloto de la misión a la Luna del Apolo XI falleció este miércoles a los 90 años tras tener cáncer. El tripulante acompañó a Neil Armstrong y Edwin Eugene “Buzz” Aldrin, quienes descendieron sobre la Luna en 1969.

Collins formó parte de la tripulación del Apolo XI que puso fin a la carrera espacial entre Estados Unidos y la Unión Soviética y cumplió el reto del presidente John F. Kennedy de llegar a la Luna para fines de la década de 1960.

El despegue del Apollo 11.

Aunque viajó 383.023 kilómetros y llegó a apenas 111 kilómetros de la Luna, Collins —a diferencia de sus compañeros Aldrin y Armstrong, que murió en 2012— no pisó la superficie lunar. Ninguno de los tres regresó al espacio después de la misión Apolo XI.

“Es propio de la naturaleza humana estirarse, ir, ver, comprender”, dijo Collins en 1979, al cumplirse el décimo aniversario del alunizaje. “La exploración no es una elección... es un imperativo y sólo es cuestión de tiempo cuando se ejerce esa opción”.

Neil Armstrong, Michael Collins y Edwin Aldrin.

Durante los ocho días de la misión, Collins permaneció a bordo del módulo de control Columbia mientras Armstrong y Aldrin descendían a la superficie lunar en el módulo Eagle.

“Creo que eres la única persona que no ve la escena por televisión”, dijo el Control de Misión a Collins por radio después del alunizaje. “Está bien, no me molesta en absoluto”, respondió.

Collins pasó casi 28 horas a solas hasta que Armstrong y Aldrin finalizaron sus tareas en la superficie lunar y regresaron al módulo de mando. Collins era el responsable del acoplamiento de las dos naves antes de iniciar el regreso a Tierra. Si se hubiera producido algún desperfecto y Aldrin y Armstrong hubieran quedado varados en la Luna —un temor real—, Collins habría tenido que regresar solo a la Tierra.

La posibilidad de pisar la Luna nunca fue una opción para Collins en la misión Apolo XI. Su especialidad era la de piloto de módulo de comando y nunca se pensó en la posibilidad de que participara en el alunizaje del 20 de julio de 1969.

“Sé que sería un mentiroso o un idiota si dijera que tuve la mejor de las tres butacas en Apolo XI, pero puedo decir con sinceridad que estoy perfectamente satisfecho con la que tengo”, escribió en su autobiografía “Carrying the Fire”, publicada en 1974. “Esta empresa está estructurada para tres hombres y considero que mi tercera parte es tan necesaria como cualquiera de las otras dos”.

Ver comentarios