Sushila Vishwakarma, de 48 años, murió decapitada por un ascensor de una empresa de plástico en Vadodara, India. La policía sospecha que sus auriculares podrían haberse enredado en la puerta.

La hipótesis de la policía es que por un descuido el cable de sus auriculares se enredó en las puertas plegables y su cabeza quedó atrapada afuera cuando el aparato se puso en marcha. “Hemos enviado el cuerpo a la morgue, para su autopsia, y estamos investigando cómo se atascó su cabeza, si fue por los auriculares o por algo más”, explicó el inspector de policía TR Bamaniya.

De acuerdo al medio local Indian Express, su cabeza fue encontrada en la planta baja mientras su cuerpo fue arrastrado hacia arriba hasta el cuarto piso. “Estamos inspeccionado si el ascensor era defectuoso”, destacó.

Los investigadores también analizan la posibilidad de que Sushila podría haberse distraído con su teléfono y haber sacado la cabeza por la puerta del ascensor antes de que empezara a moverse. "El ascensor, que no tiene techo, se usa específicamente para transportar mercancías. Así que su cuerpo fue arrastrado hasta el último piso y la cabeza se cortó", señaló el inspector.   

Por otro lado, otro oficial marcó que el caso fue registrado como una muerte accidental y que el cuerpo de Sushila fue entregado a su familia tras ser recuperado con la ayuda de los bomberos.