La vida de un niño de la India está marcada por una de las enfermedades más extrañas de las que se tenga registro, motivo por el cual tiene al menos 100 huesos rotos. Ante esta dolencia, el pequeño no puede jugar con sus amigos y depende de su madre para moverse. Sin embargo, no pierde las esperanzas de cumplir su sueño artístico.

Rohit, es un niño de 12 años que sufre de un tipo de osteoporosis, que más comúnmente es conocida como "enfermedad de los huesos quebradizos". Se trata de una dolencia que provoca que los huesos de su cuerpo se rompen más rápido por su fragilidad. Pero no solamente eso, sino que su estructura ósea tiene enormes dificultades para reconstruirse.

 

Todos estos factores médicos generan que el niño de la India sufra una gran fragilidad, porque la menor caída o golpes en su cuerpo pueden llegar a ser una fractura de sus huesos.

En este sentido, la condición del menor es tan delicada que sus huesos podrían romperse al menor contacto con estructuras rígidas, según detalla el sitio Jam Press

La impactante historia del niño de la India 'hecho de vidrio'.
La impactante historia del niño de la India "hecho de vidrio".

Puntualmente, la estructura esquelética de “cristal” que tiene el niño ya se encuentra muy debilitada. Rohit ya sufrió la rotura de al menor 100 huesos durante su corta vida. Además, como consecuencia de este tipo de osteoporosis poco común, atraviesa un dolor constante la mayor parte del día. 

Un crecimiento interrumpido pero un sueño intacto

Por otra parte, la osteoporosis de Rohit interrumpió gravemente su desarrollo y frenó casi por completo su crecimiento. Con 12 años, el pequeño solo mide 1 pie y 4 pulgadas de alto, es decir, cerca de 38 centímetros. Mientras que pesa alrededor de 32 libras o 15 kilogramos.

Con el principal objetivo de evitar mayores daños en sus huesos, Rohit tiene la posibilidad de jugar con sus amigos. Por ello también depende de su mamá para movilizarse, como informaron los medios de la India. 

Es importante mencionar que la hermana de Rohit está a cargo de su educación, ya que le está enseñando a leer. Debido a su delicada condición de salud, el niño tampoco puede asistir a la escuela como el resto de los infantes.

Finalmente, a pesar de todas las dificultades que atraviesa a diario, el chiquito no pierde las fuerzas y mucho menos la esperanza de perder sus sueños. En este sentido, aseguró que no permitirá que su extraña enfermedad le impida lograr su objetivo de convertirse en cantante.

Ver comentarios