Los partes indican que son ocho las personas han perdido la vida y otras 36 resultaron heridas. En primer término, se sospecha que el incendio fue provocado por la explosión de una estufa, en una localidad del centro-norte del país 127 kilómetros al sur de Oporto.

En vista de la complicada situación en la que se encuentran algunas de las víctimas, se presume que el número de muertos puede ir en aumento en las próximas horas.

Tres helicópteros del Instituto Nacional de Emergencias (INEM) y unos 200 efectivos se desplazaron al lugar de los hechos, que acontecieron en un lugar donde se reúne la gente del barrio para pasar el tiempo y disfrutar de la compañía de sus vecinos.

Así, la tragedia sucedió cuando varias personas jugaban en el piso superior al póker, mientras que en el de abajo se reunían otros ciudadanos ante la televisión para ver en directo el partido entre el Sporting Braga y el Benfica, correspondiente a la primera división de la Liga portuguesa.