En Malasia, apalearon dos mujeres que mantenían relaciones sexuales dentro de un coche estacionado en plena calle. El castigo tuvo lugar en un tribunal ante cientos de personas. 

Ambas condenadas, de 22 y 32 años, recibieron cada una el pasado lunes, seis golpes con un bastón luego del fallo de un tribunal islámico, en el estado de Terengganu.

Según recuerdan los medios locales, el hecho tuvo lugar el último abril donde en principio se les impuso una multa de 800 dólares, en tanto debían esperar su sentencia.

Aunque grupos de defensa de derechos humanos solicitaron al Gobierno a cerrar el caso por considerarlo como una tortura, la Justicia no dudó en bajar el martillo contra las mujeres.

Por su parte, Graeme Reid, director de la división para lesbianas, gays, transexuales y bisexuales del grupo Human Rights Watch, manifestó que la decisión de judicial es "el último golpe a la comunidad LGTB en Malasia, que esperaba una mejor protección bajo el nuevo Gobierno".

Por último, Reid asegura que este caso fomentará la ola de homofobia y transfobia en el citado país.