Un árbitro fue "comido" por un tornado, (específicamente un remolino de polvo) que se generó en medio de un partido de fútbol de una liga amateur en el municipio de Achocalla, en Bolivia. El insólito hecho fue captado por las cámaras de transmisión y luego viralizado en las redes sociales.

En el video puede observarse como los jugadores de futbol se saludan entre ellos y luego con el  árbitro, cuando en ese instante se generó un remolino de polvo, provocado por los fuertes vientos y por la tierra seca del campo de juego

El pueblo en donde pasó el insólito hecho está ubicado en la provincia de Pedro Domingo Murillo, del departamento de La Paz y a unos 23 kilómetros de la capital del vecino país.

Los equipos, autodenominados Chelsea y Chapecoense, estaban a punto de disputarse el título cuando un remolino de viento y tierra irrumpió en la cancha y la atravesó de punta a punta.

Además, lo que causó estupor y gracia en las mismas proporciones, fue la narración del locutor que insólitamente tuvo que relatar un fenómeno climático pocas veces visto en este tipo de deportes y, mucho menos, en un campeonato.

"Uy, ahí está un remolino en el campo de juego, para que ustedes lo vivan en vivo y en directo. ¡Se lo va a comer al árbitro, se lo comió nomás! Vuela algo, vuela una cosa más, espero que no llegue para acá, espero sostener todo lo que tenemos en nuestro lugar. Primera vez que se viene un remolino en vivo y en directo. Esto no era un tornado", narró sorprendido el relator del partido.

El fenómeno meteorológico es conocido localmente como "diablo de polvo" y consiste en una columna de aire de poca duración que se forma con el cielo despejado, en lugares con poca vegetación y altas temperaturas.

Según las autoridades locales, afortunadamente el remolino no causó daños ni al árbitro, ni a los jugadores, ni a las demás personas, quienes se encontraban como espectadores del partido. Además, el fenómeno climático no causó daños materiales.

La única consecuencia de lo sucedido fue que el encuentro tuvo que disputarse fuera de horario, ya que el remolino retrasó unos cuantos minutos el inicio del partido de fútbol.

Cuando todo volvió a la normalidad, los equipos comenzaron con la final, en la que Chapecoense se impuso por 2 tantos contra 0 ante Chelsea. Finalmente, el encuentro se disputó sin otros problemas, ni imprevistos.

El momento en que el remolino de viento "se comió" al árbitro