Donald Trump dejó entender este viernes que no utilizó la expresión "países de mierda" durante una reunión en el marco del debate sobre inmigración en la Casa Blanca, en la que participaron senadores.

"El lenguaje que utilicé en la reunión sobre el DACA fue duro, pero esas no fueron las palabras utilizadas", escribió el mandatario en su cuenta de  Twitter luego de que estallara la bronca en la comunidad internacional.

El presidente de los Estados Unidos se refirió de esa manera, según los medios norteamericanos, a los ciudadanos de países africanos, Haití y El Salvador.

Además, Trump reiteró su apoyo a una inmigración "basada en el mérito" y advirtió sobre la llegada masiva de personas desde países con "alta criminalidad".

"Quiero un sistema de inmigración basado en el mérito y gente que ayude a llevar a nuestro país al siguiente nivel. Quiero seguridad para nuestra gente", escribió en Twitter.

También se refirió a la sorpresiva suspensión del viaje a Londres para inaugurar una nueva embajada, presuntamente, para ahorrarse disgustos por protestas contra su persona.

"La razón por la que cancelé mi viaje a Londres es que no me entusiasma que la administración Obama vendiera la que quizás era la mejor embajada de Londres, y la mejor situada, por una miseria", publico en la misma red social. "Mal negocio. Querían que cortara la cinta: ¡NO!", agregó.

Trump atribuyó a su predecesor Barack Obama una decisión que en realidad tomó el gobierno anterior de George W. Bush.