A través de un comunicado, el Gobierno de los Estados Unidos lanzó un desafío a los piratas informáticos para que prueben a hackear la página web del Departamento de Seguridad de ese país. El programa, denominado Hack DHS (por las siglas del organismo), busca identificar posibles vulnerabilidades en los sistemas.

"A través de Hack DHS, los investigadores de ciberseguridad que han sido invitados a acceder a determinados sistemas DHS externos (piratas informáticos) identificarán vulnerabilidades (errores) que podrían ser explotadas por los ciberdelincuentes para que puedan ser reparadas", informó el Departamento.

El programa se desarrollará a lo largo de tres fases. En ellas se establece que los piratas informáticos revelarán sus hallazgos al Departamento, especificando cuál es la vulnerabilidad que encontraron; luego explicarán cómo la aprovecharon y por último, cómo podrían permitir que otros hackers también accedan a la información robada.

"Estos piratas informáticos serán recompensados con pagos (recompensas) por los errores que identifiquen", señaló la nota.

El secretario de Seguridad Nacional, Alejandro Mayorkas, consideró que el DHS debe predicar con el ejemplo y buscar constantemente fortalecer la seguridad de sus propios sistemas.

"El programa Hack DHS incentiva a los piratas informáticos altamente calificados a identificar las debilidades de seguridad cibernética en nuestros sistemas antes de que puedan ser explotadas por ciberdelincuentes", expuso.

Qué es el Departamento de Seguridad Nacional

El Departamento de Seguridad Nacional (Department of Homeland Security) fue creado por el gobierno federal para proteger a la población y el territorio estadounidense de ataques terroristas, con la coordinación de los cuerpos de defensa del país. 

Está en contacto permanente con los servicios de Aduanas, Inmigración, Guardacostas y Manejo de Emergencias, entre otros, que agrupan a un total de 240 mil agentes. "Nuestro objetivo es mantener segura a América", señala entre sus misiones.

En los últimos días, las autoridades del DHS estuvieron abocadas a coordinar la labor de los organismos para combatir las consecuencias del tornado que se abatió sobre varios condados de Kentucky, dejando cuantiosas víctimas y daños materiales.