acaballero@cronica.com.ar 
@analiacab 

A pocas horas de las elecciones legislativas, resulta curioso observar cómo son las mujeres quienes le ponen picante a una campaña casi desganada y con freno de mano, en medio de la incertidumbre sobre el destino de Santiago Maldonado. Como suele suceder, el foco de las repercusiones a nivel nacional gira en torno a lo que pasa en Buenos Aires; por eso, también son sus referentes quienes dan la nota, para bien o para mal.

En la provincia hay cinco candidatos principales, de los cuales sólo uno es mujer. Cristina Kirchner pasó, en los últimos días, del pseudo ostracismo previo a las PASO a ser la mediática del mes. Luego de un nunca del todo aclarado episodio sobre su invitación al programa de Susana Giménez, la ex presidenta estuvo en canales, redacciones web, radios, se peleó con Mirtha Legrand y chicaneó a Gerardo Rozín en "Morfi".

Sus contrincantes (Bullrich, Massa, Pitrola y Randazzo) tienen tibias apariciones, sin brillo ni debates que destacar. El candidato de Cambiemos queda eclipsado en sus pocas presentaciones cuando es secundado (¿o es al revés?) por María Eugenia Vidal, la única no candidata que hace tantas relaciones públicas como los que sí compiten.

La imagen positiva de la gobernadora bonaerense es vital para el oficialismo a la hora de convencer a esa porción que no votó en las primarias de que conviene seguir con el proyecto. A los que buscan una banca en Diputados casi no se les conoce la voz, salvo alguna aparición de Graciela Ocaña -también bajo el ala vidalista- ya que Fernanda Vallejos (de Unidad Ciudadana) se esfumó virtualmente, luego de ser denunciada por haber ocultado en su declaración jurada que tenía tres empleos públicos durante el kirchnerismo.

Por el lado de la ciudad, Elisa Carrió se lleva los flashes y las críticas. Poco pueden hacer a nivel impacto sus contrincantes Filmus -a quien hasta la Chiqui le hizo bullying sobre sus anteriores performances eleccionarias-, Tombolini, Lousteau, Ramal y Zamora, frente al hábil manejo de Lilita del ejercicio declaratorio y titulero.

Explosiva y contundente, es quien promete arrasar en los comicios porteños, a pesar de su vieja bronca contra Mauricio Macri que parece enterrada y hasta de sus exabruptos sobre el tema Maldonado. Así las cosas, quizás este sea el momento en que el toque femenino marque la diferencia en el futuro de nuestro país, más allá de los efectismos típicos de la campaña.