gcalisto@cronica.com.ar 
@gcalisto 

La guerra por el bolsillo de la gente tiene un resultado ideal en la mirada del gobierno, y no es la victoria, sino el empate. El delicado equilibrio de los primeros meses de la gestión nacional apunta a demasiados objetivos al mismo tiempo, algunos de ellos opuestos. "Poner plata en el bolsillo" fue una promesa directa de campaña, saldada en parte con el adelanto de los aumentos paritarios definido por decreto.

Eso se contrapone a los gestos que se emiten desde la misma Rosada para que los gremios desistan de la cláusula gatillo y moderen sus pedidos. Es la forma de contener a los empresarios, que también tienen su rosario de reclamos. Esa plata, sin embargo, se fue a pagar deudas, en muchos casos, por lo que el segundo efecto de esa inyección, que era la reactivación del consumo, todavía no da señales. Así, el anunciado rebote de la economía de la mano del mercado interno está, al igual que muchos otros sectores, en pausa.

Mientras tanto, el Ejecutivo hace malabares para lograr ese equilibrio que deje contentos -o enojados- a todos, pero sin generar daños: que los empresarios consigan volver a echar a andar sus plantas sin quebrar por culpa del "costo" salarial, que los trabajadores reciban una recomposición y que el dinero que el Estado destina para subsidios de tarifas no se convierta en una bola de nieve.

Así se explica la última desmentida del Presidente a su hombre de confianza, Santiago Cafiero, quien anunció el jueves que el congelamiento de precios se terminaba en junio. Lo siguió el de Transporte, que estimó que el alza de mayo tendría un techo del 10%. Ya lo había adelantado el economista más cercano al primer mandatario, Matías Kulfas (Desarrollo Productivo) como parte del acuerdo con el FMI.

A todos ellos los desacreditó el Presidente. ¿Había necesidad de anunciar algo el jueves para descartarlo el viernes? Una muestra de las dificultades para que la balanza no se vaya ni hacia un lado ni hacia el otro. El caso rememoró a otras "marcha atrás" del gobierno nacional: durante los últimos días de diciembre, YPF dejó trascender un alza del 5% en los combustibles.  Alberto Fernández lo anuló. El 12 de diciembre el propio Cafiero declaró que no habría congelamiento de tarifas... Unas horas después, el Presidente dijo lo opuesto.

Más allá de las dificultades de comunicación, se evidencia la ausencia de claridad a la hora de avanzar con las medidas profundas. Hasta ahora se privilegió el bolsillo. Pero el "equilibrio" sigue siendo necesario.

Ver más productos

En momentos de cuarentena la receta es aprender a cuidarnos

En momentos de cuarentena la receta es aprender a cuidarnos

La historia del robo del siglo

La historia del robo del siglo

Necesitamos un Ruido de Magia

Necesitamos un Ruido de Magia

Ser hincha es contagioso

Ser hincha es contagioso

Un relato de Academia

Un relato de Academia

Me gusta la guita y la necesito

Me gusta la guita y la necesito

Descubrí tu ADN Cósmico: una guía astrológica para saber nuestro destino

Descubrí tu ADN Cósmico: una guía astrológica para saber nuestro destino

Que las clases empiecen en casa

Que las clases empiecen en casa

La pasión no tiene cuarentena

La pasión no tiene cuarentena

Cuentos de buenas noches para los chicos en casa

Cuentos de buenas noches para los chicos en casa

Ver más productos