Por Marcelo Peralta Martínez
supledomingo@cronica.com.ar

Creer o reventar. Nada de mitos o leyendas. El reino animal está compuesto de cientos y miles de especies, y muchas de estas para el ser humano representan ya sea por su significado o símbolo diferentes situaciones y momentos.

Figuras, tótems, dibujos, fotos, imágenes, reflejos y mucho más hacen de esta filosofía un auténtico mundo por descubrir. Prácticas nocturnas, habilidades psíquicas y guías espirituales son algunas de las “herramientas” que trae consigo la polilla y por lo que hay que prestar atención a su simbolismo, tratando de interpretar esa información y aplicándola en la vida, fundamentalmente, en épocas complicadas.

¿Qué significa la polilla? ¿Su aparición trae un mensaje macabro? Todos los detalles que se conocen hasta ahora sobre este peculiar fenómeno.

Polilla: significado simbólico

Aunque las polillas son nocturnas, estas son conducidas hacia la luz y se cree que aportan determinación, atracción, habilidades psíquicas y fe. Sucede que viven a oscuras realizando actividades y prácticas bajo su percepción sensorial. De esta manera, son vulnerables, pero transitan la noche apelando a su conocimiento interno, situación que le genera una especie de consciencia.

Pero también cabe aclarar que todos sus esfuerzos por llegar a la luz pueden ser muy peligrosos, pero ellas con fe y determinación, seguirán avanzando. Las polillas son símbolos de ocupación, es decir que pueden ser interpretados en forma positiva o negativa.

Eso sí, su imagen está representada con gente optimista, aquella capaz de ver el lado positivo hasta de la situación más dura. Como una criatura frágil, este insecto simboliza un estado mental frágil, intentando darnos confianza para reponernos y alcanzar una vida positiva.

¿Qué pasa cuando aparecen?

Este hecho debe ser interpretado como un recordatorio, para revisar nuestro comportamiento, buscar en nuestra consciencia aquello que no esté teniendo su curso normal. Con la aparición de las polillas, el ser humano busca encontrar una señal para reconocer las propias vulnerabilidades, para luego utilizar el instinto y la intuición, para confiar ciegamente en las actividades a realizar.

Por otra parte, debemos prestar atención a las señales que el universo busca enviarnos. Aquí se hace referencia a no caer en la fe ciega y la ignorancia, por no tomarse el tiempo de averiguar, investigar y comprobar. Entre varios de sus significados, encontraremos que la silueta y el significado de las polillas simbolizan que podríamos estar escondiéndonos de nosotros mismos, enseñándonos a enfocarnos en ir hacia adelante en el camino de la vida.

En esta línea, la presencia de una polilla durante nuestros sueños, podría significar una guía espiritual. Quizá, una posible señal para prestar atención a detalles menores, esos a los que no les damos importancia pero debemos tener en cuenta debido a que las cosa ínfimas, pueden tomar un enorme tamaño, convirtiéndose luego en una carga.

Su aparición podría estar alertando un mal que aqueja en nuestro interior, es decir, que también advierten posibles debilidades.

Nocturnidad y simplicidad

Las polillas tienen una característica no única en ellas que las diferencia de otros insectos nocturnos, que es la atracción que tienen hacia la luz. La característica, no puso ser explicada por la ciencia, aunque la hipótesis con mayor aceptación, es que las polillas hembras emiten una vibración y esas frecuencias son advertidas por los machos, quienes “pueden ver una especie de luz, y tal vez esto los confunde con la luz artificial y por eso viajan hacia allí con plena confianza”, aseguran expertos en la materia.

Todo esto explicaría nuestra “oscuridad” y nuestra propia forma de salvarnos. Es decir, viendo las cosas simples, aprovechando lo natural y buscando el cambio dentro de uno. Esa vibración, esa luz de la que hablan los expertos para sacar de nosotros, nuestra mejor versión. Pero eso sí, como las polillas.

Surcando un viaje sin precedentes al momento del cambio. Del renacer. El morir y resucitar. Pero en algo nuevo. Un ser completamente diferente. Cargado de positividad y listo para nuevas experiencias. Este es el mensaje que el ser humano encontró en la metamorfosis de las polillas, y del cual trata de nutrirse ante su presencia. Como una alarma, un recordatorio de que la vida sigue, muta y vuelve a cambiar.

Sin previo aviso, pero a sabiendas de que si uno está preparado, o bien sabe como prepararse, ese viaje puede ser algo introspectivo que nos permite aflorar, emergiendo nuestra verdadera felicidad, plenitud y bien estar. El vuelo a la muerte, con alas de liberación.

EL MENSAJE: VIDA Y MUERTE

Con toda su positividad, las polillas también simbolizan la muerte. No desde un costado trágico, sino como un final y partida, en forma espiritual representando el verdadero cambio. Además del paso a la eternidad, están relacionados con los misterios del más allá.

Ese deceso se trata de cambios internos profundos, a nivel subconsciente, aquello que realmente hace crecer, madurar. Desde su origen la polilla da pelea. Llega como oruga, se transforma en capullo y nace. Esa metamorfosis representa un viaje retrospectivo, una conexión espiritual sin igual. Va más allá de cambiar hábitos, se trata de una plena renovación. Su presencia, a vez, puede estar ligado a cambios personales o familiares.

Puede ocurrir que aparezcan tras la muerte de un ser querido para indicarnos que encontró la paz