Las intensas tareas de la Policía y la Justicia, con la fundamental colaboración de los perros de Río Negro, están acorralando cada vez más a Lorenzo Muñoz. “Con este segundo detenido, le estamos achicando el margen de apoyo logístico, ya se quedó sin vehículo y sin dos personas que lo estaban ayudando, aunque puede haber más”, resaltó el fiscal general José Gerez.

Es que el martes a primera hora detuvieron en un control a un joven que es novio de una de las hermanas del doble femicida. Cabe recordar que Muñoz, tiene 18 hermanos que viven en distintos puntos del norte neuquino y él mismo es amplio conocedor de la zona. Al interceptarlo, los canes marcaron que dentro del vehículo había rastros de la presencia del prófugo, por lo que se secuestró el auto.

Además, se realizaron tres allanamientos. Uno en la casa de una hermana de Muñoz en Las Ovejas, con resultados negativos y los otros dos en viviendas lindantes en Varvarco, donde reside el joven detenido.

Dentro de la casa, los perros marcaron una toalla, una gorra, una frazada y un colchón, y atrás en un galpón se encontró un bolso lleno de ropa limpia y una venda con sangre. Todo será enviado para peritar. 

“Luego los perros siguieron el rastro de Muñoz hasta el río Neuquén, lo cruzaron y llegaron hasta una montaña donde se pierde el rastro”, explicó Gerez, quien agregó que al secuestrar el auto y detener al cuñado, quien nunca volvió a la casa, Muñoz supuso lo que había ocurrido y escapó con lo puesto y que “siempre estuvo escondido en el norte neuquino”.

Con el objetivo de aportar datos concretos que ayuden en la búsqueda y captura de Lorenzo Muñoz, desde el 26 de febrero el gobierno provincial habilitó el 0800-999-7654.

Le redujeron de 90 a 20 días la preventiva al otro cuñado

En una audiencia de revisión, los jueces consideraron excesiva la medida cautelar impuesta a Onofre “Tito” Merino por encubrimiento agravado y decidieron bajarle de 90 a 20 días la prisión preventiva. Se trata de un cuñado de Lorenzo Muñoz que lo habría ayudado a escapar tras el doble femicidio.

La fiscal Sandra González Taboada insistió en su pedido por considerar que existe riesgo de que entorpezca la investigación.