La nena abusada en la escuela 158 de San José de Calasanz le relató a su hermana el calvario al que era sometida por parte del portero, Germán Gómez, marido de la kiosquera que también manoseaba a los chicos.

La nena habló con su hermana mayor y le contó sus vivencias. "Nos hace cosas de grandes. Me besó y a mi me dio asco", comenzó diciendo la menor de 7 años. También contó que le "tocó la cola" y que eso le había dolido.

"La señora del kiosco le hace cosas que no hay que hacerle a los varones", agregó la nena. Según los primeros aportes de la investigación, la pareja actuaba en connivencia para acallar a los niños "sobornándolos" con golosinas. Además, la madre de la nena denuncia que la escuela apaña a los abusadores.