Cayó “el Negro de WhatsApp”, en realidad así lo denominaron por su color de piel y porque captaba a sus víctimas por ese sistema de chat. La Policía de la Ciudad detuvo a un hombre imputado por numerosas estafas, y que además contaba con pedido de captura nacional e internacional, en las inmediaciones de la estación Carlos Pellegrini, de la línea B de la red de subterráneos.

Se pudo determinar el modus operandi de un hombre de nacionalidad nigeriana, a diferencia de Jordi, el verdadero “Negro de WhatsApp”, cuya foto falsa de su miembro viril se hizo viral, que es senegalés. Pero los dos engañaban.

El detenido citaba a sus víctimas en la puerta de la estación para luego, mediante engaños y ardides, lograr perpetrar sus ilícitos. Los investigadores observaron a una persona que reunía las mismas características físicas que el denunciado deambulando por el hall y mirando para todos lados.

Luego de manipular su teléfono y acordar aparentemente un nuevo punto de encuentro, el hombre subió las escaleras para encontrarse en la puerta de un local de comida rápida con una mujer. Luego de entrevistarse con ella y que le diera un sobre de papel madera que guardó en uno de los bolsillos, se despidió y regresó a la estación de subte.

Una vez allí, repitió sus movimientos de forma nerviosa y luego de mantener una breve comunicación telefónica, salió de la estación para encontrarse con otra damnificada. En este caso, la mujer se lo entregó al hombre de origen africano, que lo guardó en uno de sus bolsillos. En ese momento el personal policial se identificó para entrevistar a las dos personas por separado.

La mujer manifestó que el hombre era un gestor aduanero que la ayudaría con los trámites de una encomienda que esperaba desde Irak. Al detenido se le secuestró 400 pesos, mientras que del interior de su bolso se extrajo 4.000 pesos y un sobre de papel madera con 1.600 dólares, dos teléfonos celulares, una billetera con un DNI extranjero, cinco chips de telefonía celular; 140.000 dólares apócrifos y dos kilos y medio de anfetamina valuada en aproximadamente dos millones de pesos.