Una jueza de garantías ordenó la detención de dos policías acusados de haber violado el año pasado a una joven con retraso madurativo dentro de un patrullero, en la localidad bonaerense de San Nicolás. La magistrada María Eugenia Maiztegui concedió el pedido de la fiscal del caso, Franca Padulo, titular de la Unidad Fiscal de Instrucción (UFI) 2 de ese distrito, sobre la detención del capitán Sixto Berón (48) y el oficial Alexis Escalante (23).

 Berón ya fue detenido y este viernes será indagado por la fiscal en una causa caratulada “abuso sexual doblemente agravado por la participación de dos personas y su condición de miembros de una fuerza de seguridad”. En tanto, Escalante hasta esta tarde estaba en libertad ya que su defensa requirió una eximición de prisión y la jueza Maiztegui tiene tres días para resolverlo. 

Según las fuentes, ambos policías estaban desafectados desde el año pasado por Asuntos Internos del Ministerio de Seguridad bonaerense. La investigación comenzó a principios de septiembre de 2017 cuando la madre de una joven de 27 años, con retraso madurativo, denunció que los policías habían abusado sexualmente de su hija. 

El testimonio de la mujer indicó que el hecho ocurrió el domingo 3 de agosto cuando la chica fue “sometida a vejaciones y forzamientos para finalizar el acto no consentido” mientras era trasladada en un móvil del Comando de Patrullas de San Nicolás. Esa tarde, alrededor de las 18.30, la joven se encontraba junto a su novio en la puerta de una Iglesia Evangélica, en inmediaciones de Presidente Perón y La Rioja, cuando se detuvo un patrullero y dos efectivos les solicitaron que se identificaran. 

La denunciante manifestó que los uniformados establecieron la existencia de un pedido de averiguación de paradero de la chica, activo desde el año 2013, por lo que la trasladaron para los recaudos legales a la sede de la comisaría Primera de esta localidad. Luego se determinó el traslado de la joven a su domicilio y, según la denuncia, en el trayecto los sospechosos detuvieron el móvil en un descampado, donde uno de ellos quedó al volante, mientras que el otro cometió la violación.

La fiscal Padulo tuvo en cuenta el testimonio brindado por la joven a través de la Cámara Gesell, el seguimiento satelital del móvil y una rueda de reconocimiento en los que ambos fueron señalados como autores del ataque sexual.