La historia trágica de Drayke Hardman, el nene de 12 años que se suicidó en febrero último en la ciudad de Salt Lake City, Estados Unidos, después de sufrir bullying, conmovió al mundo y confirmó las gravísimas consecuencias que puede tener el acoso escolar.

En procura de denunciar un ataque de estas características padecido por su hija, Verónica, una mujer que reside en Mendoza, tomó contacto con los medios en la últimas horas para ver si de esa forma puede desbaratar el bullying que sufre su hija, quien el 9 de mayo próximo cumplirá 6 años y cursa primer grado en una escuela de la provincia cuyana.

 

"La semana pasada volvió a llegar a casa destrozada; grita que no quiere ir más a la escuela”, contó consternada Verónica, quien puntualizó que la chica tiró la mochila ni bien regresó a su vivienda y lloró por horas.

La mujer precisó que la maestra de su hija "se ha portado bien, intenta contener la situación pero es difícil". Y agregó: "Son cuatro los niños que le hacen bullying; ya sabemos quiénes son pero yo no quiero generar más conflicto con los padres”.

La mujer, en diálogo con LosAndes.com.ar, sostuvo que esos nenes se burlan de su hija, a la que "tratan de gorda chancha".

 

 “Ella sufre bullying desde jardín (de infantes), no es una situación nueva; mi marido ya fue a hablar a la escuela", dijo la madre de la nena de 5 años.

Por último, expresó: “Ahora me citaron de urgencia a la escuela a una reunión con la directora y la maestra. Esperemos que por fin se termine el acoso hacia mi hija”.

Crónica Policiales: todas las noticias de hoy

Ver comentarios