Germán Presbiterio asesinó el último sábado a su mujer, Verónica Rearte, a su suegra, Cristina Reinoso en la localidad cordobesa de Almafuerte y antes de suicidarse, chocando con su automóvil, decidió llamar a su hermano para confesarle el crimen y enviar mensajes de WhatsApp a familiares ofreciendo detalles de los sucedido.

De acuerdo con información policial citada por Cadena 3, el hermano del asesino avisó a la Policía que había recibido un llamado telefónico: "informándole que se había mandado un cagada y que fuera a buscar a su hijo a la cancha". Lo mismo hizo con varios de sus familiares, pero a través de mensajes de texto por whatsapp.

Lo que no trascendió todavía es el motivo de la discusión que generó la violenta reacción del hombre que acuchilló en varias oportunidades tanto a su pareja, de la que según cuentan vecinos, se habría separado hace poco tiempo y la madre, quien intentó interceder cuando vio que el hombre levantó la voz. Algunas personas afirman que el hombre le habría recriminado una supuesta infidelidad.

De acuerdo a las primeras pericias de los investigadores hasta el momento, no había antecedentes de violencia ni denuncias contra el agresor. 

Según pudo establecer la policía, la camioneta salió de la ciudad y se dirigió rumbo a la la Berrotarán, hasta que se incrustó en un puente, en una maniobra deliberada de su conductor.

. Una de las últimas fotos en las redes sociales de las víctimas.