Una macabra venganza. Esa es la hipótesis que manejaban investigadores sobre el hallazgo del cuerpo de José Fernando Bustos Vega (54), que estaba empalado en una casa abandonada de la localidad mendocina de Alto Verde. El hombre estaba en situación de calle y tenía al menos dos denuncias por abuso sexual. Por la brutalidad del crimen, el asesino buscaba castigar o hacer sufrir a la víctima lo mismo que él hizo con las suyas.

El cuerpo de Bustos Vega fue encontrado pasadas las 15 de este miércoles a través de un llamado al 911 que alertó a la policía. Quien estaba del otro lado del teléfono describió que había un cadáver en una vivienda abandonada, en el cruce de la Ruta 50 y Cantalejos, en el distrito Ingeniero Giagnoni, informaron fuentes policiales.

Al llegar al lugar, los efectivos encontraron el cuerpo tendido boca abajo sobre el suelo. La parte superior estaba cubierta con prendas de vestir pero no tenía pantalones y tenía un palo incrustado en la cavidad anal.

Por el estado de descomposición del cuerpo, los investigadores establecieron que el cádaver llevaba varios días en ese lugar. Uno de los brazos de la víctima había sido separado del resto del cuerpo y la parte superior del cráneo estaba comida por animales carroñeros. La víctima fue identificada horas después como Bustos Vega, de 54 años.

El caso es investigado como un homicidio e interviene el Jefe de Fiscales de la jurisdicción, Oscar Sivorí, que ordenó la búsqueda de huellas del asesino en la escena y en el palo, a cargo de la Policía Científica; mientras que el Cuerpo Médico Forense hará la autopsia.

Pese a aguardar los resultados de estos estudios, los investigadores están convencidos de que es un crimen por un salvaje venganza contra el indigente frente reiteradas denuncias en su contra por abuso sexual.

En ese sentido, fuentes policiales detalleron que Bustos Vega había sido imputado por abuso sexual agravado en 2016 y había sido denunciado el año pasado por abuso sexual simple. Entre los antecedentes también figura una causa por robo simple en 2013.

La denuncia más reciente, registrada en diciembre de 2020 en la Unidad Fiscal San Martín-La Colonia, es motivo de investigación, ya que podría apuntar a familiares de la víctima que hubieran decidido “cobrarse” la ofensa del ahora fallecido, aunque tampoco descartaban otros hechos que no hayan sido denunciados.

Para los investigadores, el empalamiento es una suerte de "castigo" o mensaje al hacer sufrir a la víctima lo mismo que padecieron las suyas.

Ver más productos

Harry Potter: 20 años después de su estreno vuelve a las pantallas

Harry Potter: 20 años después de su estreno vuelve a las pantallas

Colección Agatha Christie de Planeta de libros

Agatha Christie, la autora más leída después de la Biblia y Shakespeare

Ver más productos