Una persona llamó dos veces al 911 para avisar que había puesto bombas en los vacunatorios y en la morgue judicial de Córdoba, en "venganza por el fallecimiento de una sobrina".

Los llamados fueron recibidos el domingo por la noche, pero este martes el comisario inspector Martín Barrientos, titular Centro de Comunicación, lo confirmó a Radio Universidad. Ambos avisos, que resultaron falsos, pusieron en alerta a la Policía de Córdoba que reforzó la seguridad en esos lugares.

Además ya fue realizada la denuncia por uso indebido de comunicaciones de seguridad o emergencia. "No tengo duda que van a identificar al autor de los llamados", afirmó Barrientos al programa radial. 

En esa línea, Barrientos confirmó que ambas llamadas son de la misma persona y se realizaron desde el mismo celular. La primera llamada se realizó el domingo 18 de julio a las 22.45 y alertaba sobre la presencia de explosivos C4 en los vacunatorios de la ciudad. La segunda comunicación ocurrió 10 minutos después y amenazaba con activar explosivos colocados en cadáveres en la morgue judicial.

El comisario inspector afirmó que estas llamadas fueron muy inusuales ya que el autor tenía voz de "adulto mayor" y hablaba de manera pausada y tranquila.

Crónica Policiales: todas las noticias de hoy