Un dramático testimonio llegó esta mañana por la pantalla de Crónica HD, cuando Laly Martinez Waltos se acercó al programa para hacer una denuncia pública contra el hombre que la persigue, hostiga y amenaza de muerte todos los días desde 2018. La mujer y madre soltera se encuentra viviendo un calvario, y compartió los detalles con la esperanza de movilizar a la justicia y evitar que el acusado intente matarla de nuevo.

Cuando Laly conoció a Jorge Martín Lemos (25), el hombre ya estaba prófugo de la Justicia: "Me lo presenta un amigo en común, que nunca me avisó esa parte", explicó Laly en referencia al doble homicidio con grado tentativo por el cual era buscado por la justicia, antes de contar como Lemos hacía su vida sin una preocupación. "Si lo paraban, pagaba y seguía", agregó la víctima, mencionando lo que ella misma atestiguó en más de una ocasión.

 

Luego de dos años en pareja y el nacimiento de su primera hija, comenzaron los brotes de violencia. Tras presentar infinidad de denuncias y recibir todavía más amenazas, Laly logró separarse de Lamos a mediados de 2021. Pero la violencia no hizo más que aumentar.

A pesar de tener múltiples testigos, mensajes de su parte con pesadas amenazas y un reporte de la consigna policial a su cargo que vio al sujeto violar la orden de alojamiento, la Justicia no supo responder a tiempo: "Yo lo denuncio desde el 2018, la tobillera se la iban a poner el 24 de septiembre, el 11 me intentó matar. Porque le habían avisado, que tenía que ir al juzgado que se tenía que presentar, el tipo tiene tiempo para preparar estas cosas".

 

 

La noche del 11 de septiembre, a poco más de una cuadra de su casa, Lemos embistió el auto de Laly con una camioneta, la hirió gravemente y, al darla por muerta, se dio a la fuga. "La policía me decía 'vos hacé tu vida normal, estamos acá para cuidarte'. El 11 mi consigna policial no estaba", denunció Laly por la pantalla de Crónica HD.

"Después de que me pasó lo que me pasó entendí que nadie me iba a defender. Yo mientras estaba en la ambulancia les decía a la policía 'te digo la patente ya, de memoria, para que lo corten de inmediato'". "No, no importa, después vemos", fue la respuesta que recibió de los uniformados. "Pensé en armarme", confesó la víctima, "pero yo tengo dos hijos chiquitos, sería un riesgo enorme", reconoció antes de continuar con su relato:

 

Luego del intento de homicidio, explicó Laly, Lemos dejó el país, supuestamente hacia Uruguay. A pesar de que su victimario estaba a miles de kilómetros, el miedo no se fue con él. "Estoy viviendo una situación bastante crítica. Hace cinco meses está prófugo mi ex después de intentar matarme. No pueden dar con él, aparentemente, pero él si puede dar conmigo todos los días", contó, antes de mostrar algunos de los cientos de mensajes que todavía le llegan, todos los días sin falta, desde diferentes números.

En cinco meses, Laly bloqueó 70 teléfonos. Su teoría es que el hombre tiene 7 dispositivos a los que cambia la tarjeta SIM cuando su víctima bloquea su número, pero también sospecha que tiene la ayuda de una red de colaboradores que envían las amenazas en su lugar. "Se contacta todos los días conmigo, no me dejó en paz todos los días y no pueden dar con él".

 

 

 

Pero Laly no es la única víctima de Lemos. La mujer tiene dos hijos que no pisan la escuela desde que su padre apareció en la puerta de su jardín, llorando alterado y violento, en septiembre del año pasado: "No podía seguir exponiéndolos, los dejé de mandar esperando que lo atrapen y nunca lo atraparon", explicó la madre. "Me tuve que mudar, los tuve que cambiar de colegio, siguieron de manera virtual, perdieron a todos sus amigos...".

Lemos tiene dos órdenes de captura, una orden de alojamiento y una recompensa de 1 millón de pesos a cambio de información para dar con su paradero, todo conseguido tras meses de batalla legal. Mientras Laly no se toma la lenta acción de las autoridades como algo personal, no calla su denuncia: "Tienen que entender que no alcanza y que los tiempos que maneja la justicia no son los mismos tiempos que un femicida maneja. Si está suelto un asesino y quiere matar, va y mata".

Jorge Martín Lemos usa nombres de fantasía para esconderse, entre ellos el alias Mascardi.

Hoy Laly pide justicia, y el pedazo de paz que le traerá saber que su agresor está detrás de rejas. Sin embargo, reconoce que ni siquiera la condena de 25 años le permitirá retomar su vida: "Yo me voy a tener que cuidar de acá hasta que él viva, porque hoy en día desde adentro se puede hacer un montón de cosas, con esto que encima le permiten tener teléfonos no se va a dar callado, y más con la condena que le espera, no tiene mucho que perder".

Sentada frente a las cámaras de Crónica HD, su teléfono sigue sonando con mensajes. Insultos, amenazas, disculpas, confesiones. Promesas falsas mientras le jura que hará lo que sea, hasta entregarse, para verla una última vez. Pero Laly sabe la verdad: "Está buscando un encuentro para terminar de hacer lo que quiere hacer".

Si vivís situaciones de violencia o conocés a alguien que esté en esa situación llamá al 144 durante las 24 horas, los 365 días del año. Es anónima, gratuita y nacional.

Ver comentarios