"Todo el Ejército participó en la lucha contra el terrorismo", expresó el ex teniente coronel Aldo Rico (79) al referirse al período de la última dictadura militar. Y fue más allá. “Todas las Fuerzas Armadas participaron en la lucha contra la subversión”, englobó.

Los polémicos dichos del también ex ministro de Segudidad bonaerense fueron pronunciados en las últimas horas durante su participación como testigo en el juicio de lesa humanidad que se lleva adelante en el marco de la causa conocida como "La masacre de la imprenta San Andrés".

En el debate está acusado un grupo de militares del Regimiento de Infantería Mecanizada (RIM) N.º 6 de Mercedes de realizar un operativo para llevar adelante la desaparición de militantes del ERP/PRT, de la Juventud Guevarista y del Partido Socialista de los Trabajadores.

Las afirmaciones de Rico surgieron de preguntas de abogados de ambas partes, según informó en su cuenta de Twitter el medio La Retaguardia.

Saint Jean, letrado de la defensa, consultó: "¿Usted sabe si el RIM 6 de Mercedes participó en la lucha contra el terrorismo?". Y el ex "carapintada" respondió: "Todo el Ejército participó en la lucha contra el terrorismo".

A su turno, el abogado Pablo Llonto preguntó específicamente sobre el también ex "carapintada" Emilio Morello, uno de los acusados. "¿Sabe si Morello reivindicó lo que se llamaba 'lucha contra la subversión'?", consultó el letrado.

Y el ex teniente coronel del Ejército contestó: "Todas las Fuerzas Armadas participaron de la lucha contra la subversión. Y el pueblo no las apoyó, sino hubieran ganado. Todos (como militares) participamos. Estábamos en actividad. (Morello) estuvo en un regimiento que participó, como todos".

El procedimiento juzgado

Entre las víctimas del operativo sobre el que se debate se encontraba Rocío Ángela Martínez Borbolla, madre de los periodistas Bárbara (55) y Camilo García (50), quienes también forman parte como testigos del juicio.

Bárbara y Camilo García, junto a la imagen de la madre de ambos.

Bárbara logró reconocer en 2017, luego de ser citada por el juez Daniel Rafecas, al ex represor y ex "carapintada" Martín Sánchez Zinny como partícipe del secuestro de su madre la noche del 13 de junio de 1976 en que irrumpieron en su casa para llevársela. Pero él la acusó de falso testimonio, lo que obligó a la mujer a pasar al programa de testigos protegidos, ya que temía por alguna represalia contra ella.

La parte acusadora asegura que Martínez Borbolla fue secuestrada por un comando militar que irrumpió en su vivienda, en un barrio de casas de obreros de la localidad bonaerense de Haedo, mientras se encontraban en el lugar Bárbara y Camilo, quienes por entonces tenían sólo 9 y 4 años, respectivamente.