Leonardo Cohen Arazi se entregó en los tribunales de Avellaneda. La fiscal había pedido su detención, aunque todavía el juez no había emitido la orden de detención.

Durante la jornada, el sospechoso dio varias entrevistas a distintos medios, en los que solamente reconocía haber pagado por sexo a hombres adultos.

El domicilio del RRPP y su número de teléfono, están mencionados en la causa que investiga la UFI 4 de Avellaneda, en la cual ya hay tres personas detenidas.

Cohen Arazi reconoció que conoce "de un boliche" al futbolista del club Independiente sindicado como el "entregador" de al menos tres de sus compañeros a una presunta red de pedófilos y que el joven estuvo en su casa, pero negó ser parte de esa red y que sólo es "un tarjetero de boliche"

Las declaraciones más fuerte del RRPP

- "Lo conocí a Joaquín en un boliche, nunca me contó que era víctima, él estuvo en mi casa pero había otra gente pero todos eramos mayores, no hacíamos orgías"

- "Mi número de teléfono está mencionado en la declaración de una persona que es coordinador del club. No tengo la más remota idea de lo que se me acusa. Ahora hay secreto de sumario, pero mi teléfono lo tiene medio mundo ya que trabajo como relaciones públicas. No conozco al arbitro Martín Bustos" (uno de los tres detenidos de la causa), sostuvo.

"Tengo a mi mamá, una familia, amigos que la están pasando muy mal porque me involucran en esto, es muy doloroso. Lo que yo haga a en cuatro paredes con mayores de edad es un problema mío. Mi identidad sexual es un problema mio, soy gay pero eso no me hace culpable de un delito" 

¿De qué se trata la causa?

El abuso a tres jugadores de la divisiones inferiores de Independiente que vivían en la pensión del club es investigada tras la denuncia que realizó la propia institución, luego que un joven de 14 años, presunta víctima, se quebrara y confesara los hechos al psicólogo de la pensión.

A partir de este denuncia la fiscal, María Soledad Garibaldi, tomó declaración a las tres presuntas víctimas y a los otros 53 futbolistas que vivían con ellos en la pensión, todos con cámara Gesell.

Tras estas declaraciones efectuadas a los futbolistas y a los dirigentes del club, se detuvo al árbitro Martín Bustos como uno de los abusadores, a su abogado Carlos Tomás Beldi por haber destruido el celular de su defendido, lo que se consideraba como prueba, y a Ernesto Silvio Fleyta, de 24 años, en la localidad de ingeniero Budge.

Además se efectuaron diversos allanamientos en Escobar, Trenque Lauquen y en dos domicilios del barrio porteño de Palermo que, según voceros de la investigación, estarían relacionados con Cohen Arazi.

En el domicilio de Fleyta se secuestraron 3 pendrive, un disco rígido, una tablet y un teléfono celular y se cree que el joven era un reclutador y abusador que contactaba a las víctimas a través de la red social Instagram.

Voceros de la causa detallaron que no sólo se investigan los tres casos puntuales sino que hay una hipótesis firme de que se estaría antes una red de pedófilos que por los servicios sexuales de los menores les daban dinero. En el caso de los futbolistas, de acuerdo a las declaraciones, recibían botines, celulares, calzoncillos boxer y recargas en la tarjeta SUBE.

El relacionista público aseguró sentirse "preso sin estarlo" y que no ve la hora de declarar ante la fiscalía "para que todo esto se termine. Esto es una cagada, es muy doloroso, no se que voy a hacer si voy preso".

Indicó además que "están banalizando un tema tan aberrante como el del abuso, aquí hay intereses muy poderosos, hay un club de por medio, están diciendo cualquier gansada, sacan todo de contexto. Soy un trabajador independiente, eso no quiere decir que trabajo en el club Independiente, tal como señalaron algunos".

Cohen Arazi también fue vinculado a la causa al descubrirse un tuit del año 2012 que escribió en su cuenta en el que busca "futbolistas de 17 a 21 años con buen manejo de pelota para un casting".

"Es gente muy poderosa la que esta detrás de esto, es mucho lo que hay en juego, la reputación de mucha gente, yo soy un boludito tarjetero de boliche que te daba una consumición gratis", agregó el relacionista público.

Y añadió. "No tengo nada que ver con esta gente, no soy parte de ninguna red y si cometí algún error quiero pagarlo, no como ahora que están ensuciando mi nombre".

"Siento que soy inocente, pague por sexo siempre a mayores de edad, yo suele hacer asados me junto con amigos y tengo vida social no le veo nada malo, no hago orgias ni nada por el estilo", detalló. 

La investigación bajo secreto de sumario está a cargo de la fiscal María Soledad Garibaldi, titular de la Fiscalía 4 de Avellaneda, y el juez de garantías N 9 Luis Carzoglio.