“Cerveza, whisky, vino. En ese orden”, decía uno de los últimos mensajes que recibió a su Whatsapp, Matías Ezequiel Chirino, el subteniente de 22 años que murió tras asistir a su fiesta de iniciación en el Grupo de Artillería Nº 3 en la ciudad correntina de Paso de los Libres.

El joven se había recibido de subteniente en diciembre y estaba a punto de iniciar su carrera como oficial del Ejército Argentino, pero el domingo por la madrugada sufrió una broncoaspiración producto del consumo de alcohol y comida en grandes cantidades, según arrojó la autopsia, la cual constató que no había signos de violencia en el cuerpo.

La muerte de Chirino está siendo investigada. En ese marco, el Ejército Argentino decidió suspender de forma preventiva a 11 oficiales, que sería "personal involucrado en los hechos que son motivo de investigación, ante la presunta comisión de faltas gravísimas".

La organización del “bautismo” estuvo a cargo de los oficiales, el subteniente Chirino fue quien se encargó de conseguir la comida y la bebida para sus superiores y compañeros, de acuerdo a los mensajes que había intercambiado con otro compañero antes de su trágico final.

¿Qué dicen los chats que había tenido el subteniente?

“Permiso mi MY para preguntar qué bebidas toman”, preguntó Chirino en los primeros mensajes que se ven en la captura del chat.

“Cerveza, whisky, vino. En ese orden”, le responde uno de los oficiales y luego le detalla qué marcas de cada bebida. “Obviamente, cerveza Corona, Whisky Jack Daniels...”, precisa.

“Comida o solo brindis?” interviene otro de los oficiales, que insiste: “Dicho sea de paso, con champagne se brinda”. Minutos después, Ezequiel Meza, uno de los oficiales, agrega: “No se olviden de los puchos”.

¿Qué dijo el papá del subteniente fallecido?

Ezequiel Chirino, padre de Matías, denunció el martes que a su hijo "lo mataron, no fue un accidente, fue abuso de autoridad", sostuvo que los responsables "tienen que ir presos" y prometió que hará "todo lo posible para que se haga Justicia".

En el mismo sentido, Valentina Palma, novia de Matías, consideró que el deceso "fue algo totalmente evitable", relató que el joven le temía a ese agasajo y pidió Justicia para que los responsables "paguen lo que tengan que pagar".

“Le dijeron que tenían que hacer la bienvenida y le exigen a él y a dos más, comprar bebidas en exceso, carne, cigarrillos, whisky, postre y llevárselo a sus superiores”, y agregó: “A la noche comienza el protocolo, comer y exigirle a mi hijo que tome, porque en el Ejército eso es una tradición, cualquiera lo sabe”.

Según explicó el hombre, en diálogo con Radio Dos, el ritual aún tenía una segunda parte: “A cierta hora de la noche los hacen tirar a una piscina, con el frío que hacía en Paso de los Libres, y después los mandaron a seguir comiendo y tomando. Ellos le exigían tomar, lo obligaron y pasó lo que pasó, se ahogó y le dio un paro”.

Si bien aún restan detalles para entender el contexto de la muerte, Ezequiel Chirino realizó la denuncia en Gendarmería y agregó: “Toda una familia está destruida, estamos quebrados, me voy a asesorar y hacer todo lo posible para que se haga Justicia”.

Crónica Policiales: todas las noticias de hoy