"Empieza el matriarcado" dice la bella delincuente alias Nairobi en uno de los capítulos mas recordados de la famosa serie española "La Casa de Papel", cuando las féminas asumen el mando de la banda que a tomado la Casa de la Moneda, desplazando a los hombres. En el barrio porteño de Caballito detuvieron a una mujer por encerrar a un hombre tras una noche de sexo.El joven le escribió desesperado a su mamá que estaba "secuestrado bajo llave" y la Policía fue al domicilio, donde detuvo a una paraguaya disconforme, que al parecer pretendía mas de su amante o temía que este lo dejara.

Hace un tiempo era la ciudad de la Plata la que se había convertido en "la capital de las mujeres cautivas", por una sucesión de hechos en la que hombres convirtieron en esclavas sexuales a mujeres. El mas recordado fue el del DJ Martinez Poch, que mantuvo cautiva y drogada a su novia Vanesa Rial durante dos meses.

Pero el hecho insólito y a la inversa que nos ocupa ocurrió en un edificio de la calle Arturo Jauretche al 200, en el barrio porteño de Caballito, donde una mujer quedó detenida presuntamente por secuestrar a un hombre tras tener sexo con él. Fuentes policiales informaron que todo empezó minutos después de las 7, cuando el denunciante, cuya identidad aún no trascendió, llegó al lugar para encontrarse con una mujer oriunda de Paraguay de entre 25 y 30 años.

Cinco horas después, su mamá recibió dos mensajes suyos. "Ayudame, me tiene secuestrado una paraguaya en Jauretche", decía el chat que recibió por WhatsApp la mujer. Después de hacer la denuncia, un patrullero se presentó en el lugar y pidió las cámaras de seguridad. Así confirmaron  que efectivamente el joven había bajado de un taxi a las 7.10, tocado el timbre de un departamento del séptimo piso y que una mujer le había abierto la puerta. Todo por propia voluntad.

El encargado del edificio identificó a la vecina y le dio a la policía su número de teléfono celular. Sin embargo, el aparato sonaba dentro del domicilio sin que nadie respondiera. Fue entonces cuando tomaron la decisión de entrar por la fuerza para rescatar al joven. La sorpresa fue que, al ingresar, encontraron a la supuesta víctima durmiendo con la dueña del departamento.

El hombre, que se encontraba en perfecto estado de salud, les explicó a los oficiales que después de tener relaciones sexuales con la mujer, ésta no lo dejó irse, cerró la puerta con llave y las escondió. También agregó que se quedó sin batería en su celular y que por ese motivo no pudo volver a comunicarse con su mamá. La acusada fue detenida y trasladada a la comisaría 11, donde se le abrió una causa por Averiguación de Privación Ilegal de la libertad.