La renuncia de Sergio Massa al frente de Diputados abrió la puerta a la legisladora oficialista Cecilia Moreau, el nombre de consenso y la figura que reunió los votos dentro del Frente de Todos para transformarse en la nueva presidenta de la Cámara baja.

Al haber llegado al cargo, Moreau se convirtió en la primera presidenta de este cuerpo legislativo. Este hecho, además, marca la historia política en la Argentina: ambas cámaras del Congreso serán lideradas por mujeres, ya que Cristina Kirchner encabeza el Senado.

"Es un honor haber sido designada en esta etapa como presidenta de la Cámara de Diputados. Asumo el compromiso de cumplir con responsabilidad la representación de nuestro espacio político, que en 2019 fue electo a través del voto popular para conducir los destinos del país. Como nunca antes, y quedó demostrado en esta asamblea, hay diversidad en este parlamento", manifestó Moreau.

 

"Soy consciente que tengo una responsabilidad adicional por ser mujer. Y la verdad es que me genera un orgullo extra ser la primera mujer de la Cámara. No se confundan: no voy a gobernar con mis hormonas, sino con mi cabeza, mi corazón militante y mis convicciones políticas", subrayó

Moreau, de 45 años, comenzó su militancia política en la UCR por la lazo con su padre Leopoldo, un histórico referente del partido. Y en 2007 inició su labor parlamentaria como diputada de la provincia de Buenos Aires, en un cargo que ocupó hasta 2011.

Con el tiempo, Moreau se enlistó en las filas del Frente Renovador, el espacio político fundado por Sergio Massa. En 2015 fue electa como diputada nacional por ese partido y renovó el cargo en los comicios de 2019, al ocupar el sexto lugar en la lista del Frente de Todos.

En el debate previo a la sanción de la Ley de Interrupción Voluntaria del Embarazo en diciembre de 2020, Moreau ejerció como miembro informante del dictamen a favor del proyecto. Así pudo volver a votar a favor de ese derecho y, a diferenia de lo ocurrido en 2018, lo vio hacerse ley.

 

Ver comentarios