La Cámara de Diputados el detectó a partir de un control de presentimos 190 empleados que no fueron nunca a trabajar en los dos últimos meses, sobre un total de casi 5.600 trabajadores.

A 160 de quienes no se presentaron ya se les inició el trámite de cesantía, mientras que otros 30 presentaron su renuncia.

En la Cámara de Diputados se instrumentó el 10 de noviembre pasado el sistema biométrico de identificación de la huella dactilar; en el Senado arrancó el 10 del mes último, al igual que en la Biblioteca del Congreso, la imprenta y en la sede de la obra social.

En la actualidad trabajan unas 16.500 personas en todas las reparticiones que componen el Poder Legislativo.

En el Senado el plantel es de 5.020 empleados permanentes y temporarios, mientras que en la Cámara de Diputados es de 5.589 agentes.

"Hemos registrado 700 casos irregulares a los que hemos enviado cartas documento. También iniciamos una tarea de auditoría de las justificaciones que presentan los empleados que se ausentan. Hemos visto varios casos de enfermedad sin los debidos certificados médicos", explicó la secretaria administrativa de la Cámara baja, Florencia Romano.

El control del presentimos cuenta con el apoyo de todos los bloques parlamentarios, como también del gremio respectivo del sector, la Asociación del Personal Legislativo (APL).