El proyecto de reforma previsional enviado por el Poder Ejecutivo al Congreso recibió apoyo del arco oficilialista pero, también, diversas críticas de especialistas en la materia, dirigentes sociales y políticos. El Defensor de la Tercera Edad, Eugenio Semino, cuestionó ayer varios puntos del texto y advirtió que “los jubilados vienen perdiendo por goleada histórica” debido a que “nunca hubo una recomposición del haber”.

De aprobarse la propuesta del gobierno, los trabajadores del sector privado tendrán la opción de jubilarse a los 70 años y recién en ese momento el empleador podrá intimarlo a que realice el trámite de retiro. Actualmente con 30 años de aporte las mujeres se pueden retirar voluntariamente a los 60 y obligatoriamente a los 65 años. Mientras que los hombres deben retirarse a los 65 años.

Al respecto, Semino consideró que “no hay voluntariedad cuando no hay un salario que se corresponda: puedo optar jubilarme a los 65 años si la jubilación me garantiza mi actual estándar de vida, pero si eso no alcanza a la mitad de lo que gano en actividad, no hay voluntariedad sino compulsión”. “Estamos debatiendo sobre falacias que plantea el propio Estado como ocurrió con otros gobiernos. Los hechos objetivos son que tenemos 3 millones de jubilados con un haber paupérrimo de $7.600, cuando su canasta supera los $15.000”, dijo el lunes en declaraciones a radio Provincia.

Semino alertó que “nunca hubo recomposición del haber del jubilado” y se toman “medidas parciales con muy poco rigor técnico”. La canasta de los jubilados nada tiene que ver con la canasta común y, por ende, la inflación no es la misma”, consideró, y apuntó que “por ejemplo, los medicamentos aumentaron entre 2015 y 2106 un 170 por ciento y la inflación, un 73 por ciento”.

La reforma previsional que el gobierno nacional consensuó, en principio, con los gobernadores detalla que la mujer con 30 años de aporte podrá jubilarse a los 60, pero con opción de mantener la relación laboral hasta los 70 años. Y el hombre, que hoy no tiene opción, podrá jubilarse a los 65 con opción a seguir hasta los 70 años.

En cuanto a la fórmula que fija los valores de las jubilaciones, el proyecto plantea el ajuste por inflación trimestral por lo que en marzo se ajustarán un 5,2%. Ese aumento es por la variación de la inflación del tercer trimestre de 2017. Luego en junio, se ajustará por la inflación de octubre a diciembre, más un 5% de la variación porcentual real del PBI.