El Poder Legislativo fue un freno para Mauricio Macri. En minoría de punta a punta de su mandato, el presidente saliente debió negociar -y conceder- con la oposición cada uno de los proyectos de reforma que quiso aplicar.

Así como algunos pasaron luego de un arduo trabajo de sus alfiles políticos, otros quedaron en un cajón ante la negativa total del peronismo. La reforma laboral y el cambio del sistema electoral, los más resonantes del segundo grupo; la reparación histórica y la reforma previsional del 2017, entre los temas destacados que logró aprobar con aliados.

Luego del 27 de octubre el escenario parecía repetirse aunque a la inversa. El oficialismo de Alberto Fernández no tenía mayoría en ninguna de las cámaras, y debía prepararse para las duras negociaciones con el fin de transformar diversas leyes. Sin embargo, la política entró en acción.

El número es clave para el reparto de las comisiones y controlar tiempos y debates de cada proyecto. Pero el peronismo no se da por satisfecho. Si sumara 9 diputados más, llegarían al quórum propio, pudiendo sesionar sin la presencia de la oposición.

Para el 27 de noviembre, Fernández había logrado alcanzar el quórum propio en el Senado. Ese acuerdo político se plasmó también en Diputados, donde se alzaron con la primera minoría, en un temblor político que promete nuevos capítulos. En la Cámara Alta, la negociación junto a Cristina Kirchner -con el peronista de Córdoba Carlos Caserio como tercero en disputa- permitió agrupar a todos los sectores y sumar a otros que estaban por afuera del bloque peronista.

Así, la entrega al formoseño José Mayans de la conducción del bloque sumó un puñado de senadores más. También la cesión de la vicepresidencia de la Cámara a la santiagueña Claudia Ledesma Abdala de Zamora, esposa del gobernador, terminó de cerrar el acuerdo con los gobernadores.

En la primera foto del bloque aparecieron además otros dos dirigentes de fuerte peso simbólico y territorial: Adolfo Rodriguez Saá y Carlos Menem. En total, 42 senadores. Esa unidad llevó a que, en Diputados, el Frente de Todos lograra reunir 120 legisladores, apenas por encima de Juntos por el Cambio, que tras las elecciones tenía 119 pero perdió a tres integrantes.

El número es clave para el reparto de las comisiones y controlar tiempos y debates de cada proyecto. Pero el peronismo no se da por satisfecho. Si sumara 9 diputados más, llegarían al quórum propio, pudiendo sesionar sin la presencia de la oposición. "En marzo se van a mover muchas fichas", anticipan.

Ver más productos

Santa Roselina, en el recuerdo de la iglesia católica.

La iglesia recuerda hoy a Santa Roselina

El presidente Alberto Fernández se quedó "frío" con la decisión del funcionario.

La primera renuncia en el gobierno de Alberto Fernández

Alberto y Francisco, un encuentro que no sorprende

Alberto y Francisco, un encuentro que no sorprende

Ver más productos