E l drástico ajuste en el partido bonaerense de Tres de Febrero no perdona ni a la cultura: diez miembros del coro municipal fueron cesanteados. Según la directora del organismo, Susana Frangi, ese sería sólo el comienzo de una poda más grande, luego de que la Subsecretaría de Cultura local le comunicara que el 30 por ciento del plantel, integrado por 32 músicos que accedieron a su cargo por concurso, sería reducido.

Frangi, que es pianista y docente del Teatro Colón, relató que "recibí con desagradable sorpresa la comunicación de que, si se continúa con reclamos a través de las redes sociales, las autoridades de Tres de Febrero dejarán a más integrantes del coro y músicos fuera de sus planteles".

Según la funcionaria del municipio que gobierna Diego Valenzuela (Cambiemos), los coristas habrían sido despedidos sin previo aviso. En declaraciones periodísticas, Frangi detalló que algunos tenían contratos precarios y otros estaban en relación de dependencia encubierta como monotributistas.

Cuando algunos de los cesantes, entre los que hay gente con 17 años de servicios, pidieron explicaciones, les dijeron que no eran despidos, sino una "cesantía de contratos". La medida halló inmediato eco en las redes sociales. Desde allí, Salvatore Caputo, músico italiano que fue director del Coro Estable del Teatro Colón, se solidarizó con los despedidos.

"Si la Municipalidad de Tres de Febrero renuncia a los despidos de los colegas, daré mi disponibilidad para dirigir conciertos gratuitamente cada año que esté en Argentina con el coro de cámara en la temporada de esa ciudad", publicó el músico. El recorte presupuestario con que Valenzuela comenzó el año ya se había cobrado numerosos puestos de trabajo. Particularmente golpeado resultó el sector sanitario, donde se produjeron 156 despidos.

Los trabajadores así damnificados se movilizaron el lunes último hacia el edificio de gobierno municipal para reclamar por sus empleos, pero se encontraron con que les habían cerrado las puertas. En un comunicado de prensa, los trabajadores alertaron que "quedó en situación de emergencia el Sistema de Salud Pública Municipal. Exigimos la inmediata incorporación, denunciamos la medida de ajuste del intendente Diego Valenzuela y convocamos a sumarnos a un reclamo que es de todos".

El sorpresivo cierre del edificio municipal, custodiado desde adentro por policías, lejos de silenciar la protesta, provocó que los vecinos que intentaban ser atendidos se enteraran del conflicto.