El 3 de junio de 2015 fue la primera marcha del movimiento Ni Una Menos, donde miles de mujeres y disidencias salieron a la calle reclamando una respuesta del Estado y el compromiso de la sociedad ante los femicidios y la violencia machista. Un poco más de cuatro años después de esa marcha, se crean por primera vez en la Argentina,  ministerios para aplicar políticas públicas con perpectiva de género, combatir las distintas violencias, las desigualdades,  y así abordar integralmente las problemáticas que sufren las mujeres y las diversidades. 

Cronica.com.ar entrevistó a Estela Díaz, ministra de las Mujeres, Políticas de Género y Diversidad Sexual de la provincia de Buenos Aires,  en un mano a mano exclusivo, tras las presentación del Registro Único de Casos de las Violencias por Razones de Género (RUC). 

"En Argentina tenemos un movimiento de mujeres y de la diversidad muy fuerte, muy potente.", Estela Díaz. 

-C: ¿Qué significa para usted el movimiento Ni Una Menos?

-Estela Díaz: El 3 de junio es una fecha emblemática para el movimiento feminista, para los derechos de las mujeres de la Argentina e incluso del mundo, porque este reclamo de las violencias y las desigualdades que sufren las mujeres traspasa fronteras, de hecho es una consigna y un emblema mundial. Y a seis años de este primer Ni Una Menos y estando ahora en la función pública y en la construcción del primer Ministerio de las Mujeres, Políticas de Género y Diversidad Sexual de la Provincia, es un momento de reflexión respecto al camino recorrido pero también de ratificación de todo el compromiso,  para seguir construyendo mucho Estado, mucha gestión, mucha política pública en articulación con esa sociedad movilizada,  para que ese grito de Ni Una Menos se transforme en una realidad. Porque sabemos que estamos enfrentando una problemática muy extendida y muy estructural de la sociedad. 

"Estamos enfrentando una problemática muy extendida y muy estructural de la sociedad". 

-C: ¿Por qué cree que fue en 2015 el primer Ni Una Menos?

-E.D: Hay algunos momentos que condensan historias de reclamos. En Argentina tenemos un movimiento de mujeres y de la diversidad muy fuerte, muy potente. Estábamos viviendo un contexto de ampliación de derechos. Entr. 2013 y 2015 fueron años de mucha conquista de derechos en el plano de legislaciones y de políticas públicas. Estuvo la Asignación Universal por Hijo (AUH), la moratoria previsional que permitió que las mujeres sin aportes puedan jubilarse, algo muy significativo en el reconocimiento además de la informalidad, de los trabajos no remunerados que hacen las mujeres. Y sin embargo, nos seguían matando. Eso significó un grito colectivo muy fuerte de decir:  "¡Basta, acá hay una sociedad que no termina de hacerse cargo de la profunda transformación que hay que hacer en ese sentido". 

-C: Y así se salió a la calle...

-E.D: Eso posibilitó el Ni Una Menos. Que se reclame y se demande al Estado en todos sus poderes pero también como sociedad. Nos interpeló al conjunto social diciendo "acá nadie puede mirar al costado".  Todas, todes tenemos algo para decir en esta temática.

-C: ¿Qué pasó despuès?

-E.D: Después de eso vinieron cuatro años de gobierno de Juntos por el Cambio, salvo por algunas legislaciones en los términos de las mujeres, que seguimos avanzando en derechos porque por eso tuvimos la Ley Brisa, la Ley Micaela, el debate por el aborto que no se llegó a la sanción en 2018, pero hubo mucho retroceso en derechos laborales, sociales y económicos. 

"En Argentina tenemos un movimiento de mujeres y de la diversidad muy fuerte, muy potente.". 

-C: Y aparecen después por primera vez los Ministerios de las Mujeres, Género y Diversidad. 

-E.D: Con el gobierno del Frente de Todos, otra vez se retoma una senda de mirar la ampliación de derechos. Y ese movimiento que tanto reclamó en las calles se los reconoce en los planos de la institucionalidad estatal construyendo los primeros ministerios en la Nación,  en las provincias, rejerarquizando y creando áreas de género en muchos municipios. El compromiso es de todas las áreas de los gobiernos. 

-C: ¿Qué balance puede hacer en un poco más de un año de la creación del ministerio?

-E.D: Si bien lo que hicimos es muchísimo quiero reconocer también que falta mucho. Porque cuando hablamos de una problemática estructural, histórica y que requiere de cambios culturales,  estatales y sociales, eso lleva mucho tiempo de transformación. Nosotras estamos en ese camino pero sabemos que estamos en un proceso de construcción. 

-C: ¿Con qué se encontró cuando llegó al ministerio?

-E.D: Cuando llegamos nos encontramos prácticamente con casi nulas políticas para el abordaje de una problemática tan extendida como la violencia de género y de desigualdades que afectan estructuralmente a las mujeres y a la diversidad sexual. Apenas había un organismo, que era una dirección provincial que se llamaba Instituto  de Políticas de Género. Sólo una dirección provincial con tres direcciones de línea, con muy poco personal, con la Línea 144 tercerizada, precarizada. Y pensemos ésto en una provincia con casi 17 millones de habitantes, casi el 40% de la población del país, con una heterogeneidad y diversidad geográfica y humana enorme. 

El ministerio que encabeza Estela Díaz presentó este jueves  el  Registro Único de Casos de las Violencias por Razones de Género (RUC)

-C: ¿La pandemia del coronavirus profundizó las problemáticas?

-E.D: A dos meses y medio de gobierno llegó la pandemia más terrible de la que tengamos memoria. Millones de pérdidas de vidas en el mundo y un proceso recesivo a escala global muy grande. Y eso afecta la salud, la vida, el trabajo, las situaciones de los habitantes de nuestro pueblo,  y claro que afecta también a las relaciones de género y a las violencias género. 

-C: Había que seguir...

-E.D: No nos detuvimos en atender las violencias, las emergencias, los casos críticos, el alto riesgo por miles de casos que ya hemos atendido en la Provincia en este año y medio,  sino también en seguir construyendo los instrumentos de respuesta más de fondo, más a largo plazo.

"Cuando hablamos de una problemática estructural, histórica y que requiere de cambios culturales,  estatales y sociales, eso lleva mucho tiempo de transformación".

-C: ¿Entre esos instrumentos está el Registro Único de Casos de las Violencias por Razones de Género (RUC)?

-E.D: Lo presentamos hoy pero es una ley de 2014 que nunca se había cumplido. Nos llevó un año el diseño del instrumento porque es una problemática muy compleja que abordan una cantidad de organismos provinciales y municipales donde interviene el poder judicial, la policía, el servicio de salud, los municipios. Ahora estamos presentando la segunda etapa de este instrumento para el que planificamos dos etapas más. Pensamos que va estar plenamente funcionando en el año 2023 pero queremos dar certeza de la planificación estatal, del rumbo de las decisiones que estamos tomando,  y de instrumentos que vienen para quedarse y que son imprescindibles para la política. Y tener datos, que no los teníamos cuando llegamos. 

El Ministerio de las Mujeres, Politicas de Género y Diversidad Sexual de la provincia de Buenos Aires presentó este jueves el RUC

-C: ¿En qué consiste el RUC ?

-E.D: Es el instrumento para atender la violencia y tiene cinco componentes con datos del momento de la llamada, datos con los factores de la persona que está sufriendo la violencia, todos los datos del agresor y los indicadores de riesgo con la descripción de la problemática. Y un componente más abierto para poder construir contexto o historizar la situación. Esta herramienta además permite actualizarla. Si ese instrumento lo tenemos todos los organismos, quien atiende a esa persona puede reconstruir el proceso que ya hizo.

-C: ¿Qué cree que sea necesario para terminar con los femicidios? Si esto es posible...

-E.D: Hay dos aspectos fundamentales. Por el lado de las violencias,  tener abordajes integrales, estamos produciendo un cambio de paradigma de intervención.  Tiene que haber políticas integrales en todas las modalidades de las violencias pero además en todos los aspectos: prevención, asistencia, atención, políticas para los agresores y los procesos de las salidas de la violencia. Y trabajar todas modalidades,  porque no es sólo la doméstica, familiar o de relaciones de pareja sino todas las modalidades de la violencia porque son afines a modos de discriminación, de desigualdad que también  reproducen acciones de violencia de género. Y el otro aspecto que es fundamental es el trabajo en el cambio cultural y en el cambio de las condiciones más estructurales de desigualdad de la sociedad. 

-C:  ¿Existe el feminismo sin consciencia social, sin tener una mirada social?

-E.D: Pienso que eso es clave. Una sociedad donde hay desigualdad y crecen las desigualdades y las exclusiones,  hay una sociedad más violenta y más violenta con las mujeres también. Eso lo podemos ver en nuestro país cada vez que hemos tenido experiencias de políticas neoliberales.  Si es peor la institucionalidad, se empeoran las relaciones sociales y se recrudecen las violencias por razones de género. Hay una relación en este componente. Hay una frase histórica de Eva Duarte, que tuvo un modelo de derechos políticos para las mujeres y la niñez: "De qué valdría un movimiento femenino sin justicia social" y nosotras ahora decimos que "la justicia social es plena con la igualdad de género". 

-C: ¿Cuándo se dio cuenta que usted era feminista?

-E.D: Yo digo siempre que fui una niña feminista intuitiva porque peleaba con los privilegios que tenían los niños varones de mi alrededor. Y después en el proceso político, y en el social y sindical después, En seguida cuando me invitaron a un taller sobre "¿Qué es el feminismo?",  me di cuenta que me interesaba y así fue un recorrido que permanentemente llevé a lo largo de toda mi militancia. 

Así fue la presentación del Registro ünico de Casos de las Violencias por Razones de Género (RUC)

Ver más productos

Mock up libros para nota

Mamás únicas, regalos únicos

Colección Agatha Christie de Planeta de libros

Agatha Christie, la autora más leída después de la Biblia y Shakespeare

Cómo hacer ayuno intermitente de manera saludable

Cómo hacer ayuno intermitente de manera saludable

Cómo ser padres en el Siglo XXI

Cómo ser padres en el Siglo XXI

Historias de mujeres que cambiaron el mundo contadas para niñas rebeldes

Historias de mujeres que cambiaron el mundo contadas para niñas rebeldes

Ver más productos