Las negociaciones entre los metalúrgicos y las cámaras empresarias se ponen cada vez más tensas. Durante el congreso nacional de delegados de la UOM, se fijó el 3 de mayo como jornada de lucha: paro y movilización.

Tras la reunión de la cual participaron unos 300 congresales, el líder metalúrgico dialogó con la prensa y sostuvo que las negociaciones paritarias están "estancadas. Es una burla. Nos ofrecieron un 12% en tres tramos de 6, 3 y 3 por ciento, entre abril y noviembre", detalló Caló.

La Unión Obrera Metalúrgica reclama un haber inicial de $17.000 y "después discutiremos los porcentajes, ya que tenemos que partir de esa base, porque no puede ser que un trabajador gane menos por hora que lo que cuesta un kilo de pan. Los empresarios dicen que es mucho, pero nosotros les dijimos que queremos ese mínimo", apuntó el dirigente.

Por eso, el jueves 3 de mayo, según lo aprobado en el congreso, se concretará el paro por 24 horas a partir de las 10, con movilización a Plaza de Mayo y a las principales plazas de las distintas seccionales del país.

Los empresarios, según Caló, "van a mantener su postura" de cara a la nueva reunión convocada para el próximo lunes. "Lo sabemos, porque a este congreso en Mar del Plata queríamos traer un preacuerdo, una carta de intención, pero sólo obtuvimos esta oferta que es una burla", aseguró.