La movilización del 22 de febrero -impulsada por Camioneros- sigue sumando bajas. A la corriente "moderada" de la CGT, que incluye a "gordos" e "independientes", este lunes se le sumaron gremios de peso. La UOM, la Unión Ferroviaria y el sindicato de Alimentación confirmaron que no participarán de la marcha.

Emiliano Gallo, secretario de prensa de la Unión Obrera Metalúrgica, confirmó que "los integrantes del secretariado nacional de la UOM, incluyendo al propio Antonio Caló, no están de acuerdo con la decisión de confrontar sin un previo debate interno en la central obrera con el gobierno nacional".

Cabe recordar que a mediados de diciembre, Francisco Gutiérrez (también metalúrgico) renunció al cargo de secretario del Interior de la CGT por desavenencias personales con otros dirigentes. La UOM decidió no designar a otro dirigente en ese cargo y quedó solamente como organización adherida a la central obrera.

Pero la UOM no fue el único sindicato que este lunes bajó su presencia de la marcha convocada por Camioneros. Sergio Sasia (Unión Ferroviaria) afirmó que "el escenario supera una marcha, no intercedemos en convocatorias y, en ese sentido, no nos vemos convocados a la marcha del 22".

Sasia tildó a la movilización como un reclamo sectorial, queriendo envolver el problema en una medida general de los sindicatos, por lo que también generó el alejamiento junto a Sanidad, Uocra y UPCN, entre otros. En esa línea, el Sindicato de Trabajadores de la Alimentación (Rodolfo Daer) siguió el mismo camino.