Por Luciano Bugner 
@lucianobugner 


Llegó el día D. Hoy se espera que la reforma laboral, con las “modificaciones” avaladas por la CGT, ingrese a la Cámara de Senadores. “El espíritu del proyecto se conservó”, destacó el Ministro de Trabajo, Jorge Triaca. Del otro lado, para el triunviro Héctor Daer, se pudo “encontrar un camino que deja en pie los derechos fundamentales de los trabajadores”.

Algunos ven el vaso medio lleno: blanqueo para 900.000 trabajadores, el freno al capítulo de tercerizaciones, equiparación de empleadores y empleados, y la eliminación del banco de horas. Otros lo ven medio vacío: se mantiene la figura del fondo de desempleo globalizado.

Bajo la figura del Fondo de Cese Laboral se permite la creación de un fondo voluntario con contribución a cargo del empleador aprobado por CCT para el cumplimiento de las indemnizaciones. Para eso, trascendió desde la cartera laboral, se crearán Institutos que administrarán dichos fondos, garantizando así el cumplimiento de las obligaciones.

Además, se mantienen las pasantías, la formación profesional y la homologación administrativa y asistencia para que el trabajador renuncie a los derechos adquiridos mediante contrato individual. Lo cierto es que el lápiz entre ambos sectores (sindicalismo y gobierno) se terminó de afinar este jueves, tras reuniones de los equipos técnicos.

Es por eso que este viernes “entrará en el Congreso para que sea tratado en las semanas entrantes”, dijo Triaca, para quien “los temas más dolorosos son la informalidad y el desempleo, entonces buscamos generar soluciones dando incentivos correctos”.

La iniciativa en detalle
En el flamante “Proyecto de Ley de Ordenamiento Laboral”, como le dicen en Alem 650, figuran los siguientes puntos: Regularización del trabajo no registrado (con condonación de deuda para empleadores); creación de la figura trabajadores profesionales autónomos económicamente vinculados, tras evaluación de una comisión tripartita; externalización de tareas, para ordenar la situación de los trabajadores de empresas que prestan servicios en otras empresas; buscar la baja en la litigiosidad; la creación del Fondo de cese laboral; las licencias; la formación laboral continua; y la creación del sistema de prácticas formativas, la cual incluye a los estudiantes secundarios.

La única forma de acompañar un proyecto era que no toque derechos fundamentales”, resumió Héctor Daer, líder de sanidad.

Oposición de Moyano
Por su parte, Pablo Moyano continúa apartándose cada vez más de la cúpula cegetista, a pesar de mostrarse en foto, en reiteradas oportunidades, con Juan Carlos SchmidEste jueves, el líder de Camioneros encabezó un encuentro “para defender el trabajo digno”. Desde Azopardo dejó en claro que “el gobierno y algunos medios se apresuraron al decir que hubo acuerdo con la reforma laboral, porque no la hubo”, y añadió: “Lo que sí se logró fue avanzar en sacar los artículos que más complicaban a los trabajadores, como la responsabilidad solidaria, también se quitó también que las indemnizaciones no iban a hacer remuneradas con horas extras y aguinaldos”.

Fiel a su estilo combativo, manifestó que “no vamos a permitir la banelco (a fines de los 90 Hugo Moyano, jefe de la CGT disidente, denunció que el ministro de Trabajo, Alberto Flamarique, coimeó a senadores del PJ para aprobar una reforma laboral) y daremos lucha en la calle”.