Alberto Fernández tiene en mente ir más allá de la estructura clásica que acompaña a los gobierno argentinos. El flamante presidente se apoyará en Consejos que creará con el objetivo de abordar temas de manera interdisciplinaria.

El pasado viernes, desde sus oficinas en Puerto Madero, Alberto Fernández presentó parte del equipo que lo acompaña. Sin embargo, no dijo que, además de los ministerios y las secretarías, apoyará sus decisiones en superestructuras del Estado con injerencia en temas sociales, políticos, económicos, parlamentarios y gremiales.

Dos serán las cabezas del equipo albertista. Por un lado estará Santiago Cafiero, nombrado jefe de gabinete. De corto recorrido en la función pública, el politólogo será el articulador con los funcionarios, ya que es la mano derecha de Alberto. Pero no estará solo. A su lado estará el secretario de Asuntos Estratégicos, Gustavo Beliz, conocedor del aparato estatal. Es claro que Vilma Ibarra (secretaria Legal y Técnica) y Julio Vitobello (secretario de presidencia) también tendrán un rol importante.

Asimismo, la idea del ex jefe de gabinete del kirchnerismo es crear por ley tres estamentos nuevos que serán: el Consejo Económico y Social el Consejo de Seguridad y el Consejo contra el Hambre. "Alberto quiere armar un modelo de Estado novedoso y que perdure con políticas de Estado en el tiempo incluso para los gobiernos que vengan detrás en la Argentina", contaron desde el albertismo.

Estos organismos tendrán facultades para exigir a los diferentes ministerios la instrumentación de políticas o la corrección de herramientas que sea necesario cambiar sobre la marcha del poder.

Quiénes serán parte de ese armado aún permanece en incógnita. Pero un nombre que suena fuerte, sobre todo en temas económicos, es Roberto Lavagna. El economista (quien acompañó a Néstor Kirchner en su gestión) y candidato a presidente en las últimas elecciones fue tanteado, en varias oportunidades, por el Frente de Todos para sumarse al gabinete. La respuesta fue negativa. Siempre. De todas maneras, cercanos al ex ministro confían en que "está trabajando para el bien del país". Una muestra de esa sana relación se vio el último domingo en Luján, donde se sentó al lado de Santiago Cafiero.

En esa línea, Alejandro "Topo" Rodríguez -diputado y asesor de Roberto Lavagna- sentenció que "no forma parte del gobierno y no tiene ningún cargo, pero no tengo duda que va a ayudar. Cada vez que Macri lo requirió para un concepto o una crítica, él estuvo a disposición. De parte de Alberto ya recibió distintas consultas, incluso en la reunión cuatro días después de la elección".

Y si bien sostuvo que no hubo contactos entre Lavagna y el futuro ministro de Economía, Martín Guzmán, para conversar sobre la renegociación de la deuda, subrayó que "siempre estarán a disposición".

Ver comentarios