Por Florencia Golender 
@flopa01 

Los primeros signos de la fuerte devaluación de la moneda nacional ya se observan en las góndolas de los supermercados, donde los precios aumentaron 1,96% promedio en la primera quincena de junio. Así lo asegura un informe cuya medición de la canasta básica acumula desde enero la suma de 12.30%.

El relevamiento de Consumidores Libres (CL) sobre las primeras dos semanas de junio dio como resultado un incremento similar a todo el mes de mayo, cuando la canasta de alimentos subió 2,27%. "La primera causal es la devaluación del peso frente al dólar, la segunda son los aumentos de las tarifas de los servicios públicos y los combustibles que afectan a toda la cadena productiva", aseguró Héctor Polino, representante de CL en diálogo con Crónica.

En la 1° quincena del mes de junio del año 2017, el aumento de esta canasta básica de alimentos fue del 0,86% y el acumulado desde el 1° de enero al 15 de junio de 2017, fue del 8,56%. Es decir, que en la 1° quincena de junio 2018 hubo un aumento del 1.10% en relación al mismo período del año anterior. Y el acumulado del año 2018 registra un aumento del 3.74% en relación al mismo período del año 2017.

Lo que queda del mes

Según explicó Polino, para las próximas dos semanas "se puede esperar como mínimo un porcentaje similar y hasta podría superarlo". "Estamos observando un proceso recesivo -continuó-, hay una fuerte caída del consumo a raíz de la pérdida de poder adquisitivo de los salarios frente a la inflación. Los precios los empuja el mismo gobierno al autorizar subas en todos los servicios públicos y el combustible", destacó.

Se estima igualmente que el traslado a precios de la suba del dólar no sea completa. "La recesión puede atenuar el traslado de la devaluación", sostuvo Polino. "Si todo aumentara 50% en el mercado interno, sería insostenible e impagable para los consumidores".

Por producto

Según la canasta de CL, el kilo de acelga aumentó 20,51% en las primeras dos semanas de junio. Le siguen: la cebolla (14,74%), el pan común (10,49%), el detergente de vajilla de 1.250 ml (10,25%), el aceite cocinero (8,67%), la mermelada de primera marca por 454 gramos (8,19%) y la caja de té en saquitos (6,01%), entre otros.

El seguimiento se llevó a cabo en supermercados de los barrios de La Boca, Caballito, Liniers y Pompeya.