El viceministro de Justicia y Derechos Humanos, Juan Martín Mena, consideró "probado" el envío de armas y material represivo a Bolivia por parte del gobierno de Mauricio Macri para apoyar el derrocamiento de Evo Morales, en noviembre de 2019.

"Cuando se analiza la documentación, el contrabando está probado y el crimen está confeso. Sólo falta que los responsables den las explicaciones que tengan que dar y avanzar prontamente al juzgamiento", afirmó el funcionario en dialogo con El Destape Radio.

Mena remarcó que desde el Gobierno estarán "muy atentos al devenir de las investigaciones" porque se trata de un hecho que "avergonzó a todos los argentinos", y consideró que en la causa existen "una cantidad de pruebas abrumadoras".



"Dieron soporte militar y policial a un golpe de estado en un país de Sudamérica. Eso es inadmisible desde el punto de vista institucional", subrayó Mena sobre los funcionarios de la administración macrista que autorizaron el envío de armas, gases lacrimógeno y municiones antitumulto.

Se cree que parte de ese material bélico fue utilizado por el régimen cívico-militar de Jeanine Áñez para reprimir las manifestaciones de Sacaba y Senkata, en las que murieron al menos 20 personas que reclamaban la restitución de Morales en el poder.

Aunque firme en sus convicciones, Mena dijo que aguarda que la Justicia actue con total libertad y sin influencias indebidas en la investigación del episodio para no se produzca "ningún tipo de manoseo".

Fuente: Télam