Más de 80.000 dólares, 239.000 pesos y joyas se encontró en la caja de seguridad que tiene Carlos Kirchner (primo del ex presidente) en el Banco de Santa Cruz. La orden partió del juez Julián Ercolini en el marco de la causa donde se investiga fraude en la adjudicación de la obra pública a favor del empresario Lázaro Báez.

A la sucursal que el Banco Santa Cruz tiene en Río Gallegos llegaron este lunes efectivos de la Policía Federal por orden de Ercolini. El juez pidió que se abran las cajas de seguridad de Carlos Kirchner, quien era subsecretario de Coordinación de Obra Pública Federal, para seguir investigando el fraude en la obra pública.

Los investigadores encontraron 80.900 dólares, 239.000 pesos y joyas. En el mismo operativo se abrió otra caja a nombre del ex ministro de Planificación Federal Julio De Vido, detenido en el penal Marcos Paz por otras dos causas judiciales, aunque allí sólo encontraron papeles y elementos sin valor.

La apertura había sido pedida por los fiscales federales Gerardo Pollicita e Ignacio Mahiques, quienes además habían reclamado afectar los bienes de los imputados a los embargos dictados en esta causa, entre ellos, la ex presidenta Cristina Fernández de Kirchner. Por la causa también están procesados Lázaro Báez y su hijo Martín.

El mes pasado, luego de que la Cámara de Casación confirmara los procesamientos, la Oficina Anticorrupción pidió al juez Ercolini que eleve a juicio oral la causa. Para la OA -encabezada por Laura Alonso- todos ellos formaron parte de "una asociación ilícita destinada a apoderarse ilegítimamente de fondos asignados a la obra pública vial en la provincia de Santa Cruz entre el 8 de mayo de 2003 y el 9 de diciembre de 2015", a través de la Dirección Nacional de Vialidad.

"No fue al azar"

Por otra parte, el ex vicepresidente Amado Boudou reiteró que hubo órdenes para difundir las imágenes del momento de su detención, el 3 de noviembre último, al declarar como testigo en su propia denuncia ante el juez federal Sebastián Ramos.

Según su declaración, el jefe del operativo "eligió (para las fotos) la pared donde había libros, símbolos políticos, una estatua de Cristina (Kirchner) y elementos identificatorios personales", y sostuvo que la elección "no fue al azar".

Además destacó que los agentes de seguridad dijeron que filmaban porque "eran órdenes".