Juan Vital Sourrouille, exministro de Economía y creador del Plan Austral, falleció este miércoles en Buenos Aires a los 80 años. El economista, retirado de la vida pública hace bastante tiempo, venía sufriendo una larga enfermedad.

De grandes lentes, pocas palabras y un perfil muy bajo, Sourrouille formó parte del equipo que secundó a Raúl Alfonsín tras el retorno de la democracia. Primero lo hizo como secretario de Planificación y luego, desde febrero de 1985, a cargo de la estratégica cartera de Economía, que había quedado vacante tras la renuncia de Bernardo Grinspun. Permaneció en el cargo cuatro años, duración infrecuente en un área tan inestable.

En medio de una elevada tasa de inflación, Sourrouille y su equipo diseñaron un programa anti inflacionario denominado Plan Austral, mediante el cual se intentaba poner un dique de contención a la constante suba de precios.

Para ello creó una nueva moneda, el austral, quitándole tres ceros a los pesos argentinos y dando lugar a una nueva serie de billetes y monedas. Además se prohibió la indexación, mecanismo mediante el cual los valores de casi todas las transacciones económicas se actualizaban por el índice de precios y aplicó una tabla de "desagio" para corregir los ajustes ya pactados. El objetivo era desalentar las expectativas inflacionarias.

El programa (responsabilidad intelectual de su viceministro Adolfo Canitrot) fue exitoso en sus inicios y logró estabilizar la paridad cambiaria en 0,80 australes por dólar, lo que llevó a que por un tiempo la moneda argentina fuera más fuerte en términos nominales que la de Estados Unidos.

Sin embargo, el déficit fiscal continuó. Tras un fallido segundo programa de estabilización (el Plan Primavera),  la corrida cambiaria de febrero de 1989, que fue el prólogo de la hiperinflación, desembocó al poco tiempo en su renuncia y todo su equipo.

Desde entonces, Sourrouille se mantuvo en el ostracismo y en su retiro profesional.