Años atrás, cuando Mauricio Macri deseaba llegar al sillón de Rivadavia no dudó en basar su campaña electoral en la obra vial. La construcción de caminos serían el eje publicitario e incluso en uno de sus actos golpeó el pavimento indicando que esto “era una realidad”. Lejos de esto, la neutralización de obras en ejecución que dejó sorpresivamente sin trabajo y sin rutas en buen estado a miles de argentinos, fue la constante.

Este es el caso de obra de pavimentación de la Ruta Provincial N° 23 en Formosa, en el empalme con la Ruta Nacional N° 81 a la altura de Palo Santo y con la Ruta N° 86 en General Belgrano, que estaba ejecutándose mediante convenio de Vialidad de Formosa con Vialidad Nacional.

Durante ese proceso, con una obra en marcha, el gobierno nacional da una de las peores noticias: esta obra estratégica había sido neutralizada.

El motivo, mas allá de justificaciones técnicas que ahora tratan de esgrimirse en defensa de tal decisión, fue expresado crudamente durante la reunión que en Puerto Iguazú mantuvo el presidente Mauricio Macri y su gabinete, con el gobernador de Formosa, Gildo Insfrán, en la que las autoridades de la Dirección Nacional de Vialidad Nacional expresaron "la obra de la ruta 23 no justifica que el Estado Nacional haga ninguna inversión”.

A lo que el gobernador formoseño retrucó “no estoy de acuerdo, allí viven personas, compatriotas que tienen el mismo derecho que usted a tener rutas”, poniendo en la mesa la diferencia de miradas, políticas e ideológicas, sobre el sentido y fin de la obra pública.

Finalmente, en julio del año pasado, el gobernador Insfrán realizó todas las gestiones para la reactivación de esta obra.

En el marco de los convenios, el primer mandatario anunció la rúbrica con el ministro de Obras Públicas, Gabriel Katopodis y el titular de Vialidad Nacional, Gustavo Arrieta y con la firma se autorizó el llamado a licitación de esta obra con una longitud de 77 kilómetros.

En ese sentido, Fernando De Vido, titular de Vialidad de la provincia de Formosa consideró que "la gestión política de Insfrán nos permite ir cumpliendo los pasos técnicos que lleva toda la administración para materializar una obra, esto nos permitió desde el 2020 a pesar de la crisis sanitaria y económica que heredó el presidente, reactivar obras nacionales trascendentes".

Por último, destacó el crecimiento de rutas pavimentadas que tuvo la provincia gracias al Modelo Formoseño.

"Teníamos poco más de 1.100 kilómetros de camino pavimentado y el Modelo Formoseño nos permitió trabajar y hoy tener un incremento mayor al 100 por ciento a lo que teníamos hasta el 2003; estamos superando los 2.300 kilómetros de rutas pavimentadas", concluyó.

 

Ver comentarios