El fiscal federal Franco Picardi pidió embargar por 54 millones de pesos al ex titular de la constructora Iecsa, Ángelo Calcaterra, en la causa por el presunto pago de sobornos y sobreprecios en las obras del soterramiento del ferrocarril Sarmiento, por parte del consorcio de empresas lideradas por Odebrecht.

La firma de la que el primo del presidente Mauricio Macri se desprendió ni bien estalló el escándalo internacional de Odebrecht, había formado con ésta una Unión Transitoria de Empresas, para la adjudicación del soterramiento.

El primo del Presidente quedó envuelto en el escándalo por anotaciones registradas en la computadora de Mauricio Couri Ribeiro, histórico ejecutivo de Odebrecht en la Argentina.

La fiscalía pidió además ante el juez federal Marcelo Martínez de Giorgi embargar por 4.350.000 pesos al ex secretario de Transporte Ricardo Jaime, al ex secretario de Obras Públicas, José López, al intermediario Jorge "Corcho" Rodríguez, y a los directivos de Odebrecht. Asimismo, el fiscal pidió designar a un veedor para controlar las obras del soterramiento del tren Sarmiento.

El pedido del fiscal fue consecuencia de que la Cámara Federal -en un fallo reciente- dispuso que se evalúe adoptar medidas cautelares: tras el embargo, en breve la fiscalía avanzará con pedidos de indagatorias.

La investigación apunta a determinar si hubo sobornos del consorcio formado por Odebrecht, Iecsa, Ghella y Comsa, para acceder a las obras del soterramiento, licitadas en 2006.

En enero de 2017, un operador brasileño de la compañía Odebrecht reveló que le pagó 600.000 dólares al titular de la Agencia Federal de Inteligencia, Gustavo Arribas. Según reveló La Nación, esos pagos comenzaron un día después de que, en septiembre de 2013, se reactivara el contrato para el soterramiento del tren Sarmiento, donde Odebrecht es una de las empresas adjudicatarias.

Quien pagó a Arribas fue Leonardo Meirelles, un operador que se acogió al régimen de la "delación premiada" y aportó documentación sobre miles de transferencias que hizo para Odebrecht.

El mismo Meirelles involucró también al actual jefe de la Agencia Federal de Investigaciones (ex SIDE), Gustavo Arribas (amigo personal del Presidente y ex agente de futbolistas), a quien acusó de recibir los pagos de sobornos disfrazados de compra-venta de inmuebles.