Por más hermoso que sea el proceso del embarazo, van a haber días en que los síntomas de la gestación superarán a la persona embarazada. Para contrarrestar estas dolencias se idearon innumerables trucos caseros, remedios farmacéuticos y también la aromaterapia. Si bien son remedios populares y de múltiples beneficios, la aplicación de aceites esenciales puede tener graves consecuencias negativas.

Durante el embarazo, el uso de la aromaterapia puede ser muy beneficioso, ya que pueden actuar contra el estrés, la ansiedad y el cansancio estimulando las vías olfativas del cerebro. No obstante, para evitar los peligros que su aplicación puede traer es importante tener la información necesaria y conocer cuáles están permitidos y, sobre todo, cuáles se deben evitar durante la gestación.

 

Especialmente a lo largo del primer trimestre, el uso de ciertos aceites esenciales pueden terminar afectando el desarrollo del feto, con algunos casos registrados de abortos espontáneos provocados por su aplicación. Esto sucede cuando el aceite traspasa la barrera dérmica, llegando a la placenta y, tras ello, al feto.

Finalizado el primer trimeste el riesgo se reduce, pero algunos aceites conitnúan prohibidos por expertos a lo largo del embarazo. Además de consultar con tu médico de cabecera para la aplicación segura de la aromaterapia, vale la pena conocer los aceites prohibidos y sus efectos:

Aceites esenciales peligrosos para el embarazo

Mientras sus beneficios pueden ser muchos, no todos los aceites esenciales son benignos con el embarazo.

Mientras que los aceites esenciales aportan numerosos beneficios durante el embarazo, algunos deben evitarse para el apropiado desarrollo del feto. Los aceites listados a continuación no son recomenados para personas gestantes, ya que podrían tener propiedades abortivas:

  • Salvia real (officinalis) y salvia española (lavandulaefolia)
  • Cedro del Atlas
  • Orégano (compacto y griego)
  • Alcanfor
  • Perejil
  • Tomillo fenol y carvacrol
  • Clavo
  • Poleo
  • Menta piperita
  • Canela

Aceites esenciales recomendados para el embarazo y sus efectos

Para considerar los aceites seguros para el embarazo, el primer consejo es que deben ser lo más naturales posible, ya que esto da garantía de mayor calidad y efectiva. Por eso, es recomendable acudir directo a la farmacia para poder certificar que no son sintéticos ni cuentan con distintos componentes que pueden resultar tóxicos o nocivos para la gestación.

Al activar las vías olfativas del cerebro, algunos aceites esenciales son perfectos para contrarrestar los síntomas del embarazo.

El uso excesivo de cualquier aceite escencial también podría resultar negativo: más de diez o quince días seguidos aplicando la sustancia podría volverla tóxica para el feto en desarrollo. En concreto, si se van a aplicar directamente sobre la piel no hay que utilizar por vez más de 6 gotas y si se van a emplear para echarlos al agua de la bañera no más de 4 gotas:

  • Eucalipto limón: alivia el dolor de espalda
  • Incienso: refuerza el sistema inmunitario, es expectorante y previene la aparición de estrías en la piel
  • Lavanda: su efecto relajante y regenerador alivia el dolor y reduce la ansiedad
  • Árbol del té: es antiséptico y antiviral.
  • Limón: ayuda con dolores de cabeza, ansiedad e insomnio
  • Manzanilla romana: reduce la inflamación y promueve la relajación
  • Rosa: se usa contra la fatiga y favorece la relajación durante las contracciones
  • Salvia sclarea: ayuda a incrementar las contracciones en el parto
  • Jazmín: además de su efecto analgésico, ayuda a la salida de la placenta
  • Jengibre: alivia dolores en las articulaciones y previene problemas digestivos

Ver más productos

Harry Potter: 20 años después de su estreno vuelve a las pantallas

Harry Potter: 20 años después de su estreno vuelve a las pantallas

Colección Agatha Christie de Planeta de libros

Agatha Christie, la autora más leída después de la Biblia y Shakespeare

Ver más productos