El rescate de galgos que fueron descartados en las peores condiciones por sus dueños continúa siendo al día de hoy una tarea fundamental que cumplen diferentes organizaciones proteccionistas de animales en el país, que deciden afrontar los gastos y los cuidados que implica esta raza.

Tal es el caso de "Ayuda a un galgo", un refugio para animales de esta raza que se encarga de darle un hogar de tránsito y dar en adopción a estos perros en la localidad bonaerense de Bragado a familias de distintos puntos de Argentina, con el fin de darles una segunda oportunidad tras tanto sufrimiento.

25 galgos se encuentran en tránsito en "Ayuda a un galgo", mientras otros son destinados a otros refugios que puedan recibirlos (Crónica/ Hernan Nersesian).

Silvia Vasallo, presidenta de esta organización, señaló en diálogo con cronica.com.ar que el refugio comenzó a funcionar cinco años atrás, con el objetivo de "ayudar a esta raza en una zona en donde cada dos casas se encuentra un galguero" y que se han logrado desde su creación "400 adopciones de galgos".

"Tenemos además siempre 25 galgos en tránsito, que los cuidamos con cinco personas que estamos de forma permanente, más los voluntarios que se acercan y van rotando", sostuvo Vasallo.

Al respecto, indicó que los galgos suelen llegar en un principio "con problemas de conducta, porque fueron drogados por sus dueños y maltratados, además de venir desnutridos, ya que les dan muchas veces carne podrida o solo arroz blanco", e incluso en el caso de los galgos de caza "con los dientes limados, para que no maten a sus presas".

La organización ha logrado desde 2016 la adopción de 400 galgos (Crónica/ Hernan Nersesian).

Pese a la sanción de la prohibición de carreras de galgos en toda la Argentina - a través de la ley 27.330 a fines de 2016 e impulsada por Proyecto Galgo Argentina - la presidenta de "Ayuda a un Galgo" enfatizó que, aunque en menor medida, estas prácticas siguen existiendo de forma clandestina y que uno de los desafíos que enfrentan en el refugio son "las constantes amenazas de los galgueros".

"Por eso en nuestro trabajo en las localidades chicas como Bragado, donde podemos recibir este tipo de amenazas, es importante tener conexión con otros refugios de la ciudad de Buenos Aires y otros distritos para, de forma coordinada, enviar al galgo a un lugar lejano a su ex dueño y evitar situaciones de riesgo para nosotros. También para poder darle un lugar a ese perro, cuando ya no tenemos espacio disponible", subrayó.

En relación a los gastos, Vasallo afirmó que los gastos de forma mensual para poder sostener a los galgos van de "60 mil y 70 mil pesos, con algunos meses en los que se llegó a destinar 100 mil pesos", por lo que consideró clave "las donaciones que realiza la gente", así como también cuentan con una tienda de elementos para perros, que les permiten sustentar el refugio.

Silvia y Juan, de paseo con algunos de los galgos, disfrutan el trabajo que realizan por ellos (Crónica/ Hernan Nersesian).

Las adopciones se realizan a personas de todo el país, donde se tiene en cuenta "la familia, el lugar en donde estarán los galgos" y el tiempo que "sus adoptantes pueden acompañarlo o si estarán mucho tiempo solos" para "ver el perfil" y a que lugar será enviado el animal.

"Yo me enamoré de esta raza y quienes los adoptan les sucede que se terminan enamorando también. Yo le digo a la gente que no tema en adoptar, que no importa la edad del perro, son una raza longeva, y son súper dulces. Cuando están en contacto con los humanos se comportan muchas veces como cachorros siendo grandes y no necesitan grandes espacios", destacó.

Sobre esta línea, apuntó que "si no es adoptar, apadrinar un galgo también es posible y ayuda", para darle una ayuda económica a esta ONG.

Para donaciones y consultas con el refugio, el punto de contacto es a través de Instagram y Facebook, donde se los puede encontrar como @ayudaungalgo.