Desde pequeño, Sebastián Francini comenzó a trabajar en publicidades y su fama llegó con Chiquititas, dónde le dio vida al personaje de Nacho. 

El entonces pequeño supo muy bien como realizar su trabajo y APTRA decidió reconocerlo, entregándole un Martín fierro.

En su camino como actor, Francini siguió realizando éxitos como: Poné a Francella, Máximo corazón y Frecuencia 04, a la par que en cine brillaba en las películas Papá es un ídolo, Chiquititas: Rincón de Luz y Un hijo genial. En teatro participó en más de 20 obras, pero se destacó en "El Principito".

Actuó en '  <a href='https://www.cronica.com.ar/tags/Chiquititas'>Chiquititas</a>', ganó un Martín Fierro y terminó atendiendo una ferretería.
Actuó en " Chiquititas", ganó un Martín Fierro y terminó atendiendo una ferretería.

En una entrevista realizada hace algunos años, el actor detalló cómo fue que entró a Chiquititas: “Siempre me presentaba en los castings multitudinarios de Chiquititas, llegaba hasta el final y no me elegían porque era tan chico que no podía retener la letra de memoria. En el 97 me presenté y quedé para ingresar en 1998, que fue la última temporada de Romina Yan y Facundo Arana. Ahí le di duro y parejo hasta el último año de Cris Morena; luego ella se fue a América y yo firmé un contrato de exclusividad con Telefe por 10 años. Ahí llegó El Principito, la película con Francella, la de Chiquititas, el Martín Fierro y otras cosas que me pasaron”.

“Soy de una generación que tiene la mitad de los valores de antes y la mitad de los de ahora, que buscan pertenecer por tener un iPhone, por viajar, por lo que aparentan en las redes sociales, cosas que no son, pero carecen de valor humano", sentenció el actor, que en varias oportunidades tuvo que rebuscársela con otros trabajos para ganar plata.

“Vengo de una familia de laburantes. Yo me gané un Martín Fierro y después terminé laburando en la ferretería de mi familia, en Villa Celina, porque no tenía trabajo, esto nunca me dio vergüenza. Por el contrario, me dio orgullo poder seguir con el legado de mi familia”. En esos momentos quizás aparecía algún laburo de actor, pero no como para vivir de eso. Entiendo que mi profesión es así, tiene altibajos”, confesó.

De Chiquititas a hacer un desnudo total en Sex

En el 2019 Sebastián Francini se comunicó con José María Muscari para decirle que tenía muchas ganas de trabajar con él. A los pocos meses el productor lo llamó para hacer la primera temporada de Sex, y faltando unos días para estrenar le hizo una contrapropuesta para sumarse a Madre coraje, el clásico de Bertold Brecht que protagonizaba Claudia Lapacó. 

“No lo dudé un segundo porque fue un lujo. Ese año fui a ver Sex y me impactó muchísimo la propuesta porque era fuerte e interesante y recuerdo que dije: ‘Menos mal que no acepté porque tal vez no estaba preparado para hacer un show como ese’”, confesó el actor en una entrevista con LA NACION.

Sin embargo, un tiempo después, convencido de que era su momento, se lanzó a actuar en la obra: “Me llena de felicidad ser parte de este elenco de Sex que se presenta en gira. Hago un desnudo total en el escenario y es muy loco”.